Los aromas más jóvenes

Una selección de fragancias para los más 'peques' de la casa

Dulces, delicados, frescos... así son los aromas que elegimos para los más pequeños de la casa. Fragancias que nos transportan a un mundo tierno y lleno de dulzura que, no pocas veces, seduce también a los más mayorcitos.

Bebés
Pocos aromas hay más deliciosos que el de la piel de un bebé recién bañado. Más aún, si además lleva unas gotas de colonia. Estos aromas se caracterizan por su enorme frescura y por su bajo o nulo contenido en alcohol, concebido para no dañar su delicadísima piel. En España, muy a menudo se sigue usando este tipo de fragancias ya bien pasada la infancia, tanto por hombres como por mujeres adultos. Y es que la tradición perfumística hispana siente gran predilección por las notas cítricas y muy frescas, que nos huelan "a limpio ".

Niños
Les apasiona decir "no ", imponer sus gustos y buscan a toda costa demostrar su independencia. Por mucho que mamá se empeñe en lo contrario y les trate todavía como a bebés, a sus cuatro, cinco y seis años, ellos se sienten ya pequeños adultos y les gusta que se les tenga en cuenta a la hora de vestir. Esto incluye sus preferencias en lo que a colonia se refiere. Por eso prefieren aromas hechos a su medida.

Más mayorcitos
Éxitos o problemas con las notas, sus propios amigos, gustos tan definidos como su personalidad … A partir de los siete años, los niños tienen muy claro lo que quieren, y les gusta elegir por sí mismos los aromas que les han de acompañar. Personajes famosos, dibujos animados, sus muñecos favoritos o sus firmas de moda dan a menudo nombres a los aromas que les acompañan en esta etapa, que en ocasiones coinciden con el de su juguete preferido. Los aromas tienen ya más entidad y son más intensos, y es que nuestros niños se van haciendo mayores.

Más sobre: