La obesidad infantil se dispara en España

Se ha convertido en el país de la Unión Europea con mayor número de niños con problemas de sobrepeso

"Prevenir la obesidad comienza en la infancia". Éste ha sido el lema del Día de la Persona Obesa para este año, cuyo objetivo es sensibilizar a la población y a las administraciones sanitarias sobre este problema, concienciando a la opinión pública del gran incremento que ha experimentado la obesidad en niños y adolescentes. Tanto, que los últimos datos desvelan que España es el país de la Unión Europea con un mayor número de niños obesos (un 14% de los españoles menores de 18 años padecen obesidad), debido a unas costumbres alimenticias cada vez más incorrectas y alejadas de los patrones de la dieta mediterránea.

Diferentes estudios realizados recientemente en España han evidenciado un incremento notable del sobrepeso en la población infantil y juvenil, hasta el punto de que las tasas se han duplicado en la última década. "Estas cifras nos están acercando a tasas como las de Estados Unidos, donde ya se ha considerado la obesidad como la epidemia del siglo XXI", explica el doctor Basilio Moreno, presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y jefe clínico de la Unidad de Obesidad del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Uno de los objetivos es realizar programas de educación que marquen el patrón alimentario correcto que se debe seguir, tanto en los colegios como en el seno familiar, e incluso a través de los medios de comunicación, fomentando diversas campañas. Los expertos recalcan que no se debe olvidar que la obesidad puede tener graves repercusiones para la salud, como pueden ser la diabetes tipo 2, el aumento del colesterol y de los niveles de triglicéridos, la hipertensión arterial, insuficiencia respiratoria, el aumento del ácido úrico y la gota, propensión a padecer enfermedades cardiovasculares, hernia de hiato, litiasis biliar, varices y una mayor incidencia de tumores malignos (colon, recto, próstata, ovario y mama), además de serios trastornos psicológicos.

Algunos especialistas en la materia, como el doctor Juan Soler, presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, afirman que "un niño obeso tiene muchas probabilidades de ser un adulto obeso". La prevención se convierte, una vez más, en la clave para evitar que esto suceda.

Más sobre: