Cepillos para los 'peques'

La infancia es la etapa óptima para acostumbrarse a mantener los dientes limpios

Dicen que las cosas que se aprenden de pequeño no se olvidan fácilmente. Esta máxima podría también aplicarse a la higiene bucal. Sin duda, la infancia es la mejor época para acostumbrarse a la rutina diaria de mantener los dientes limpios. Los niños deben aprender a cepillarse sus dientes a diario y, especialmente, después de la comida. Y es que las chucherías pueden hacer mella no sólo en su estómago, sino también en su dentadura.

Por eso es fundamental enseñar a los peques a usar el cepillo de dientes, y son muchas las marcas que lanzan modelos específicos de dentífricos y cepillos, adaptados a la dentadura infantil y a los gustos de los niños, creando atractivos, y a la vez eficaces, productos. Así, los dentífricos tienen la dosis de flúor adecuada para cada edad, además de los sabores que a ellos más les gustan (fresa, chicle, frambuesa). Los cepillos se presentan con originales y divertidos diseños, ergonómicos y de filamentos suaves y corvados para no dañar las encías de los más pequeños.

Y es que para librar a las encías de infecciones y mantener los dientes sanos, blancos y brillantes es muy importante adquirir desde la infancia el hábito de lavar los dientes varias veces al día. Porque la correcta limpieza bucal desde niño es la mejor prevención para no tener problemas en el futuro.

Más sobre: