Mimos para la piel más sensible

Es fundamental proteger a los bebés de una exposición excesiva al viento, el frío y el sol

Tanto el sistema inmunológico como la melanina tardan unos años en desarrollarse por completo, razón por la que la piel de los más pequeños es mucho más frágil y delicada que la de los mayores. Para preservar su delicado equilibrio, es necesario dedicarle cuidados especiales. Son los siguientes:
  • Use siempre geles, jabones y leches limpiadoras específicas para bebés, generalmente libres de jabón y capaces de respetar el delicado pH de su piel.
  • En ocasiones, menos es más: una limpieza excesiva puede debilitar la barrera de su capa córnea al eliminar la protección natural del manto hidrolipídico. Si el bebé se ensucia más allá de su baño diario, limpie sólo allí donde haga falta con una crema o toallitas adecuadas.
  • No use nunca colonias con alcohol en la delicada piel de los niños. Existen multitud de fragancias libres de alcohol para los más pequeños.
  • Cuando llegue el frío, proteja el cutis de los niños con una crema emoliente que evite los daños producidos por el viento y el frío.
  • El sol es el peor enemigo de la piel de un bebé, ya que su melanina tarda años en funcionar a pleno rendimiento. Por eso, no debe llevarlo a la playa antes de los 24 meses. Si lo hace, manténgalo siempre a la sombra.
  • Evitar que la delicada piel de los niños se queme es vital para la salud futura de su piel, y la mejor forma de prevenir el melanoma, el cáncer de piel más maligno que existe. Proteja a los pequeños con camisetas y gorros de ala ancha, además de reaplicar crema cada hora como mínimo. Dado que los niños no dejan de entrar y salir del agua, es importante ser constante en el uso de filtros solares.
  • Más sobre

    Regístrate para comentar