¡Cuerpo a tierra!

La tendencia del camuflaje 'invade' también la moda infantil

La pasarela primavera-verano 2001 estuvo plagada de marciales damiselas vestidas de comandantes de artillería (Louis Vuitton) o de hieráticos soldados rasos interpretados en femenino (la propuesta Miguel Adrover). Es un hecho, el look militar arrasa.

Dentro de esta estética militar en verde oliva, el camuflaje se ha llevado la palma, y en concreto la casa Dior, dirigida por John Galliano, ha recreado en mil y una versiones el famoso estampado a manchas que tanto gusta a la gente de espíritu militar.

El mundo de la moda infantil, cada vez más permeable a las tendencias, ha sido también invadido por un ejercito de pacíficos osos de peluche vestidos de militar que anunciaban la llegada de vestiditos, pantalones, deportivas, bañadores, petos y pañoletas de camuflaje.

Así, Baby Dior ha lanzado una divertida colección para bebes y niños cuyas mamás estén seguras de que sus hijos no desarrollarán un espíritu bélico poco deseado.
Una ventaja es que quizás, ataviados de esa guisa, ningún otro niño se atreverá a arrebatarles en el parque su juguete preferido.

Más sobre: