Taylor Swift y Harry Styles coinciden y se evitan en unos premios Brit plagados de estrellas