Paul McCartney, un cariñoso padrazo con su hija Beatrice