Una despedida apoteósica: La Voz se convierte en el programa más visto de la década