Fallece el guitarrista Paco de Lucía

El músico que revolucionó el flamenco se encontraba en México con su familia

El guitarrista Paco de Lucía (Algeciras, 1947) ha fallecido, parece que a causa de un infarto, en Cancún, México, donde se encontraba con su familia -en el país azteca pasaba largas temporadas. "En México hago pesca submarina, luego me cocino lo que pesco y ya está" declaró en alguna ocasión-. El consistorio gaditano que le vio nacer, Algeciras, ha decretado tres días de luto oficial y su alcalde, José Ignacio Landaluce, ha asegurado que se trata "de una pérdida irreparable para el mundo de la Cultura, para Andalucía". Están colaborando además con la familia en la repatriación de sus restos y en la organización de los actos para despedirle. "Sabemos que será de forma sencilla, como era Paco", ha explicado el alcalde de la localidad.

Fue, junto a Camarón de la Isla, uno de los músicos más influyentes e importantes del panorama flamenco de nuestro país y su mayor logro fue sin duda dar a conocer este género fuera de nuestras fronteras y fusionarlo con otros estilos como el pop, rock y jazz. Su nombre se convirtió en sinónimo de renovación e innovación en este género y su trabajo cambió la concepción de este estilo.

 

nullVER GALERÍA

 

Francisco Sánchez Gómez nació en Algeciras (Cádiz) el 21 de diciembre de 1947. Recibió, entre otros muchos galardones, el Premio Nacional de Guitarra de Arte Flamenco, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (1992), la Distinción Honorífica de los Premios de la Música (2002), el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (2004) y la investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz y el Berklee College of Music (2010). Se casó con Casilda Varela en Amsterdam en enero de 1977 y tuvieron tres hijos, Casilda (1978), Lucía (1979) y Curro (1983). Su sobrina es la también cantante Malú. Actualmente estaba casado con Gabriela Carrasco, con la que tenía dos hijos, Antonia, de 13 años, y Diego, de 8.

 

 

El ser hijo y hermano de músicos hizo que se familiarizara con el flamenco desde su más tierna infancia. De su padre, Antonio Sánchez Pecino, y de su hermano mayor, Ramón de Algeciras, aprendió los primeros rasgueos, y a los seis años comenzó a estudiar guitarra. “A mi padre se lo debo todo pues me obligó a tocar desde niño cuando uno no tiene capacidad para decidir lo que quiere ser en la vida y necesitas a alguien que te empuje y te señale el camino” comentó en alguna ocasión.

 

 

nullVER GALERÍA



Cuando tuvo que elegir un nombre acompañó el suyo con el de su madre, Luzía Gomes, y así ya como Paco de Lucía comenzó a actuar a los doce años junto a su hermano Pepe (entonces Pepe de Algeciras), formando el dúo Los Chiquitos de Algeciras. Bajo la dirección artística de su padre, grabó los primeros discos junto a su hermano Pepe y otros tres con Ricardo Modrego, de la compañía de Greco. Poco después conoció a Fosforito, a Camarón de la Isla y a Juan el Lebrijano. Junto a ellos, también con Matilde Coral, Paco Cepero y El Farruco, recorrió varias veces Europa durante la segunda mitad de la década de los sesenta. Animado por Sabicas y Escudero, comenzó a componer y grabó sus primeros trabajos en solitario. Sus primeros trabajos fueron La fabulosa guitarra de Paco de Lucía (1967) y Fantasía flamenca (1969), algunos de cuyos temas tocó en 1970 en el Palau de la Música de Barcelona, en el marco de un festival internacional por el bicentenario de la muerte de Beethoven, que algunos sitúan como el momento de su consagración.

Sin duda, fundamental en su trayectoria fue su unión con Camarón de la Isla. Ambos tenían la voluntad de convertir el flamenco en una experiencia viva. Juntos fueron artífices de una decena de discos y en la memoria del guitarrista esos años siempre figuraban como la etapa más bonita de su vida. Paco de Lucía se convirtió en estrella de las listas de éxitos en 1973, con la rumba Entre dos aguas, que conquistó a un público más joven. Esto influyó además para que sus álbumes de la época, El duende flamenco de Paco de Lucía (1972) y, sobre todo, Fuente y caudal (1973), incrementaran su difusión.

VER GALERÍA


Su siguiente trabajo, Almoraima (1976), mostraba su voluntad rupturista y daba sobradas pruebas de una personalidad consolidada. En 1981 formó el conjunto con el que creó el concepto actual de grupo flamenco, con sus hermanos Ramón de Algeciras y Pepe de Lucía, Jorge Pardo, Carles Benavent y Rubem Dantas, a los que más tarde se uniría el bailaor Manolo Soler. La formación estuvo unida durante varios años y, en 1998, rehizo el septeto: reemplazó a Cañizares por El Viejín, a Soler por El Grilo y a Pepe de Lucía por Duquende. Con ellos grabó Luzía (1998), en homenaje a su madre, que acababa de fallecer. Luego reunió en torno a él a otros artistas: el percusionista El Piraña, la guitarra del Niño Josele, el bajo de Alain Pérez, la armónica de Antonio Serrano y las voces y palmas de Duquende, La Tana y Montse Cortés.

Después de un largo período alejado de la composición y recluido en su casa familiar de Mirasierra, dejó Madrid para pasar dos años en Playa del Carmen, su paraíso mexicano, donde proyectaba vivir su retiro. Allí, después de cinco años de silencio, nació su trabajo Cositas buenas (2004), en el que, entre tangos y rumbas, se dan cita muchas voces amigas y la del propio guitarrista, que rescata del archivo la bulería Que venga el alba, para unirse por primera vez en el canto a su "primo" Camarón (su muerte en 1992 le había afectado mucho, tanto que incluso pensó luego en el retiro).

 

VER GALERÍA

 

En julio de 2004 era distinguido con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes y en septiembre obtenía también un Grammy Latino al mejor álbum de flamenco por Cositas buenas, que presentó durante el año en una gira mundial. Ha formado pareja artística con  numerosos artistas, desde maestros españoles a estrellas americanas del jazz y del pop, como Ricardo Modrego, Larry Coryell, Al Di Meola, John McLaughlin o Bryan Adams. En 2011 puso su guitarra en un disco de flamenco tradicional del músico Miguel Poveda. Este mismo año el cantante participó en un álbum de boleros de Rubén Blandes con la agrupación musical costarricense Editus.

Más sobre: