Dulzura y poderío vocal, las bazas de Ruth Lorenzo en su camino a Eurovisión con 'Dancing in the rain'

A esta murciana de 31 años, el éxito le sorprendió en 2008 cuando participó en la edición inglesa del concurso 'The X Factor'

A pesar de que pueda ser desconocida para el gran público en España, lo cierto es que Ruth Lorenzo es el perfecto ejemplo de que con constancia y mucha ilusiión, se puede alcanzar cualquier sueño. La artista cuenta con un gran número de seguidores que han estado a su lado desde que comenzó en el mundo de la música. Con tan sólo cinco años, empezó a cantar ópera a los cinco años y, aunque el camino no fue fácil, poco a poco fue adquiriendo más experiencia hasta que llegó 2008, año en el que participó en la edición inglesa del reality musical The X Factor.

Su vida cambió radicalmente y continuó su éxito haciendo varias giras por Gran Bretaña, Francia, Alemania y Rusia, entre otros muchos rincones del mundo, que le han permitido ganar confianza y tener muchas tablas sobre el escenario. Ahora, Ruth Lorenzo quiere terminar de lanzar su carrera en nuestro país probando suerte en Eurovisión con el tema Dancing in the rain, que ella misma ha compuesto (pincha sobre el título del tema para escucharlo). ¿Logrará ser la elegida?

Dulzura y poderío vocal, las bazas de Ruth Lorenzo en su camino a Eurovisión con 'Dancing in the rain'


Tal vez eres la artista más 'desconocida' para el público español, ¿cómo vas a suplir esta “carencia”?
El hecho de ser desconocida para muchos, me gustaría verlo de forma distinta y ¡usarlo como factor sorpresa! No puedo hacer más que expresarme con lo único que sé hacer, compartir lo que siento a través de mi música. A veces puede ser un arma de doble filo abrir el alma de par en par al público, pero es la única manera de llegar al que te escucha. Por supuesto que a veces siento vértigo, pero mi madre me enseñó desde muy pequeñita que el valiente no es el que se atreve a todo sino el que se enfrenta a sus miedos.

¿Piensas que te beneficiará la fama que te precede si vas a Copenhague?
Eurovisión es una gran plataforma musical y creo que con un buen proyecto sería un gran escaparate para mí. Más que “fama”, que es un término muy efímero, pienso que Eurovisión es una ventana a Europa. Las experiencias que he vivido durante estos cinco años, sin duda, me han preparado para momentos como éste. El haber competido en uno de los mercados más duros del mundo te hace resistente. 
 
El tema que llevas a la preselección, Dancing in the rain, tiene parte de la letra en inglés, ¿crees que esto es importante cuando se trata de hacer un tema para Eurovisión?
Pienso que el saber transmitir un mensaje determinado es importante. La versión original de la canción está compuesta en inglés, pero para la preselección voy a presentar Dancing in the rain con un formato bilingüe. Quiero que todos en mi país entiendan lo que estoy intentando decir y además el castellano es una de las lenguas más bonitas del mundo. El mensaje de la canción es que “aunque llueva y nos mojemos, no pararemos de bailar”.

Has compartido escenario con grandes estrellas, ¿te impone ir a un certamen como el de Eurovisión?
Cada escenario que piso, ya sea pequeño o grande, me impone de igual manera. Para mí, subirme a un escenario es mucho más que simplemente “estar ahí”. Es dar todo lo que soy y eso siempre causa respeto. Lo que puedo asegurar es que, cuando estoy bajo los focos, no existe nada más que la conexión absoluta entre la música que llevo dentro y el público, y eso no tiene precio. Es por lo que vivo cada día de mi vida. Cuando he cantado en estadios, he cerrado los ojos y he visto a las cinco personas de público que había a veces en el bar en el que tocaba con 17 años. ¡Y no sé cuál me impone más!

¿Crees que esta oportunidad puede ayudarte a abrir mercado para tu música en España?
Eurovisión es una gran plataforma para Europa, pero mi querida España es un mercado duro. De aquí han salido las mejores voces del mundo y tengo claro que los españoles, y me incluyo, tenemos un criterio muy exigente hacia la música. Con o sin Eurovisión, sé que el ganarme el corazón y aplausos de mi gente va a ser toda una misión y un trabajo de gran recorrido. Eurovisión ha surgido como una gran oportunidad, ya que teníamos planeado mi lanzamiento en España para marzo de este año.

De todos tus competidores en la preselección, ¿cuál te da “más miedo”?
Todos me dan respeto. Hay que tener en cuenta que es una gran oportunidad y no dudo que, al igual que yo, todos van a poner el corazón en esto y todos tienen mi mayor respeto y admiración. Lo que está claro es que el resto de los aspirantes tienen todas las cualidades necesarias para representar a España en Eurovisión, así que va a ser todo un reto para mí.

¿Qué supondría en tu trayectoria representar a España en Copenhague?
Sería todo un orgullo el recorrer toda Europa defendiendo el arte que hay en este país. Mucha gente tilda de ‘friki’ el Festival de Eurovisión, pero creo que se olvidan que de él han salido artistas nacionales como Julio Iglesias, Sergio Dalma o Raphael a nivel nacional y ABBA, Céline Dion o Loreen a nivel internacional. Sería, sin duda, un reto importante tanto en mi carrera musical como en mi vida personal.

Más sobre: