El juicio contra la promotora AEG por la muerte de Michael Jackson queda visto para sentencia

La familia Jackson solicita cerca de 216 millones de euros de indemnización

Visto para sentencia. El juicio en el que se trata la denuncia de la familia de Michael Jackson contra la promotora de conciertos AEG Live está a la espera de veredicto. Los doce miembros del tribunal podrían condenar a la empresa de eventos a indemnizar a la madre del rey del pop y sus tres hijos con una cantidad que el abogado de esta parte cifró en 215 millones de euros por daños personales, aunque podría ser superior dado que aseguran que el intérprete habría ganado más de mil millones de euros si hubiera seguido con su actividad profesional. Los argumentos de la defensa de la promotora establecen que sólo el artista fue responsable de lo que le ocurrió.


nullVER GALERÍA


Michael Jackson murió el 25 de junio de 2009 por una sobredosis de sedantes cuando faltaban menos de tres semanas para el primero de los cincuenta conciertos que iba a dar en Londres de la mano de AEG Live, que suponían su reaparición sobre los escenarios 12 años después de su última gira mundial. El cantante solicitó a AEG Live que el doctor Conrad Murray fuera su médico personal durante su nuevo tour, llamado This Is It, y Murray se encargó de suministrar el potente anestésico Propofol, que causó la muerte del artista, un fármaco de uso hospitalario que Jackson tomaba en su casa para combatir el insomnio.


VER GALERÍA


En 2011, Murray fue condenado en un juicio penal por homicidio involuntario, pero ya en 2010 los herederos de Jackson demandaron a AEG Live al entender que la compañía le contrató y no supervisó adecuadamente la salud del "rey del pop". El juicio civil arrancó hace cinco meses en la Corte Superior del condado de Los Ángeles donde el equipo de abogados de la familia Jackson, liderado por Brian Panish, trató de mostrar que AEG Live sabía del mal estado de salud de Michael Jackson antes de su fallecimiento y, aún así, miró para otro lado.

Panish enseñó en el tribunal el vídeo de una entrevista emitida en 2009 en la que el consejero delegado de AEG Live, Randy Phillips, declaraba que su empresa había contratado a Murray a petición de Jackson. AEG Live negó durante el litigio que el doctor fuera parte de su equipo para This Is It y aseguró que fue Jackson quien quería a Murray, quien le pagaba el salario y que ellos nunca supieron sobre las "adicciones" del artista, algo que, según su abogado Marvin Putnam, la familia quería mantener en secreto.

Putnam insistió que el único interés de la promotora era que Jackson "estuviera sano" y pudiera "hacer la gira". Panish replicó que, a su juicio, AEG Live solo quería "hacer los conciertos" y "obtener beneficios" y pidió al jurado que no deje que la empresa "se salga con la suya". "Michael pagó el precio más alto. Sí, tomó Propofol, pero lo había tomado antes y no había muerto, hasta que ocurrió una cosa: un médico incompetente con un conflicto de intereses".

 

VER GALERÍA

Panish relató que Murray se encontraba en bancarrota y necesitaba ese trabajo, por el que cobraba 150.000 dólares al mes, para sanear sus cuentas. El abogado indicó que AEG Live había redactado un contrato (que nunca se firmó) que vinculaba el empleo del médico a la realización de los conciertos, por lo que Panish cree que Murray estaba entre la espada y la pared. Por una parte tenía que cuidar a Jackson y por otra quería asegurarse de que "This Is It" se convertía en realidad.

Varios testigos aseguraron que AEG Live y Michael Jackson tenían previsto iniciar una gira mundial de tres años una vez cumplido el calendario de actuaciones en Londres. Un plan que los expertos de la acusación calcularon que habría supuesto un ingreso de más de un millón de euros para Michael Jackson. AEG Live rechazó que existiera ese acuerdo y calificó la cantidad de "ridícula", basada en "especulaciones y datos sin fundamento". "Lo que le pasó al señor Jackson fue una tragedia y es comprensible que los demandantes quieran echarle la culpa a alguien, pero no es culpa de AEG Live", afirmó Putnam para quien el principal responsable de lo ocurrido es el propio Michael Jackson.

Para que se alcance un veredicto se requiere que al menos 9 de los 12 miembros del jurado estén de acuerdo con la decisión final, algo que podría ocurrir en cualquier momento.

Más sobre: