Raphael se rodea de incondicionales y amigos en su 'mini gira' madrileña

El artista dio el primero de los seis conciertos que ha programado en el teatro de la Zarzuela de la capital

Raphael ha desplegado su repertorio más actual en las 42 canciones que tocó durante el primero de los seis conciertos del espectáculo Mi gran noche, que ha llegado al teatro madrileño de la Zarzuela. Durante tres horas consiguió que sus incondicionales se pusieran en pie en varias ocasiones para mecerse al ritmo de sus melodías. Acompañado por una banda compuesta por siete músicos (batería, bajo, piano, teclados, guitarra, trombón y trompeta), el artista ha derrochado mucho arte. Si ha de ser así, Digan lo que digan, Provocación, El cantor… Raphael saltó a escena de negro riguroso y con una corbata pero sin anudar.

 

nullVER GALERÍA



“En estos meses de gira estoy revisando canciones mías de antes y ¡hay que ver el repertorio que tenía! Me estoy regalando este repertorio, pero no sabía que había tanto”. Con un piano de cola en el escenario y dos escaleras en los laterales, el de Linares cantó Hablemos de amor, que definió como una de las “joyas de la corona” y que consiguió, como ya había ocurrido en diversos momentos de la noche, que le gritaran “¡guapo, guapo!”, “artista”, “estás mejor que nunca”. Maravilloso corazón, Payaso, Escándalo, Ámame y Cómo yo te amo han sido otras de las canciones que ha tocado.

 

VER GALERÍA



En medio de los aplausos, hubo varias peticiones de bises a los que el cantante, muy espontáneo, respondió con un “gracias, pero ustedes saben que yo mañana tengo otra función a las ocho”. Y más aplausos. En el patio de butacas, sus hijos Alejandra, con su marido Álvaro Arenzana, Jacobo, con su mujer la actriz Toni Acosta, y Manuel, también con su mujer Amelia, que presumió de embarazo. La madre de Amelia, Ana Rodríguez, acudió acompañada de Ernesto Manrique y aseguró que su hija lleva muy bien su estado. “Amelia está fenomenal, encantada” respondió. Sobre lo de que sea el tercer niño de la pareja, comentó: “Yo quiero que los niños vengan bien y lo que viene tiene que ser bien recibido. Pues una niña bien si viene, pero si no viene tampoco pasa nada. Que venga bien y un niño más, feliz”.

 

VER GALERÍA



A la convocatoria asistieron también buenos amigos del artista como María Teresa Campos, que fue con su hija Terelu y el novio de esta Carlos Pombo, Concha Velasco, que se declaró “fan total”, el diseñador Roberto Torreta, el periodista Pedro Piqueras y Patricia Pérez, además de Alaska y Mario Vaquerizo y Lola Herrera.

Más sobre: