Camilo Sesto se sienta en el banquillo de los acusados por incumplimiento de contrato

Camilo Sesto se enfrenta a la mala suerte que ha invadido tanto su parcela personal como la profesional. Tras despedirse de los escenarios, hace algo más de dos años, el cantante pensó que le llegaría la paz y la tranquilidad desde su retiro. Pero nada más lejos de la realidad. Camilo Sesto acudía, el 30 de mayo, al juzgado de Primera Instancia número dos de Madrid, donde tuvo que hacer frente a la denuncia por incumpliendo de contrato que le interpuso, el productor argentino, Freddy Funes, perteneciente a la empresa International Entertainment Group.

 

null



El cantante, que llegaba diez minutos tarde evitando a los medios de comunicación agolpados a las puertas de los juzgados, fue testigo de las declaraciones de los demandantes, representados, en este caso, por el abogado Rubén Montoya Caballero, quien argumentaba que Camilo Sesto había cobrado el importe de dos conciertos, uno en Panamá y otro en El Salvador, que nunca llegó a ofrecer. Por este motivo la empresa organizadora de los eventos, la ya mencionada, International Entertainment Group, que pensó en su momento en llegar a un acuerdo extrajudicial que nunca se dio, le pide 373.000 euros, en concepto de daños y perjuicios.

 



A la vista, que se ha alargado hasta primera hora de la tarde y en la que Camilo se ha mostrado bastante distraído, han acudido un gran número de testigos propuestos por los abogados de la acusación. Entre ellos, su exmanager, Pedro Rodríguez-Almeyda Calvo y el jefe de producción de su último tour, Miguel Ángel de Ruz Raes. Y es que aunque estos dos últimos han acudido en calidad de testigos, lo cierto es que, éstos también reclaman una cantidad millonaria al artista, al que ambos demandaron en 2010 reclamándole 500.000 euros por trabajos realizados y otros 87.000 euros por facturas impagadas, ascendiendo así a una demanda por una deuda de 600.000 euros.

La respuesta del cantante fue una denuncia a sus denunciantes, por falsificación y estafa, que fue archivada el pasado mes de noviembre. A estos desagradables episodios, se añade el que hace unos meses su casa era asaltada por unos ladrones, y las malas relaciones con su hijo Camilo Blanes Jr., que ha decidido seguir los pasos de su padre en el mundo de la música.

Más sobre: