Románticos y originales... los mejores números de la segunda semifinal de Eurovisión

Las ocurrentes escenografías pueden ser la clave para ganar en una final en la que se multiplican los favoritos

La lista está completa. España cantará en quinto lugar entre los 26 países que pelearán por hacerse con el preciado título de ganador de Eurovisión. En la segunda semifinal ha habido algunas sorpresas, aunque las grandes apuestas, Noruega, Georgia, Azerbaiyán y Finlandia, han logrado su plaza. La noruega Margaret Berger está subiendo posiciones en las quinielas de favoritos por lo que se prevé una “lucha” en las puntuaciones con su inmediata competidora, Emmelie de Forest, de Dinamarca. Y es que tal vez la danesa no tenga el camino tan despejado como auguraban las especulaciones, ya que en esta segunda criba han aparecido números visuales que pueden arrebatarle el título.

 

 

El montaje de Azerbaiyán promete ser uno de los que más emociones provoque en la noche del sábado, casi tantas como logró en la semifinal de ayer. Farid Mammadov interpretó la balada Hold me, mientras bajo él aparecía un bailarín, encerrado en una urna, que reproducían los mismos movimientos que el cantante. Como una sombra sólida que seguía sus pasos. Romanticismo en estado puro es el que recrearon Sophie Gelovani y Nodi Tatishvili de Georgia, con su Waterfall, una balada que arrancó numerosos aplausos. El vestido de novia-pop de Finlandia combinados con enormes plataformas y su divertido baile también causaron furor.

 

 

Pero en estos casos siempre ocurre algo inesperado, es lo emocionante del festival. Esta vez fueron las eliminaciones en las que Israel, A.R.Y. de Macedonia y San Marino, que habían logrado hacerse notar entre los eurofans, quedaron fuera de la carrera. Decepción y alegría por la experiencia vivida se mezclaron en la despedida, pero Eurovisión es así, unas veces se gana y otras se pierde. En esta ocasión los grandes “perdedores” han sido los países balcánicos que han quedado eliminados en bloque.

 

 

El orden de actuaciones ya está asignado. Este año ha sido la organización la encargada de establecer el puesto en el que cantará cada país para lograr una velada dinámica y con ritmo, en lugar de hacer un sorteo como era habitual. Hay teorías para todos los gustos. ¿Le beneficiará a España cantar tan al principio o será perjudicial para las puntuaciones? Cada vez queda menos para saberlo…

Más sobre: