21 FEBRERO 2013

Taylor Swift y Harry Styles coinciden y se evitan en unos premios Brit plagados de estrellas

La expareja posó por separado en la alfombra roja de la gran fiesta de la música británica

Hasta hace poco formaban una de las parejas más mediáticas, pero desde que pusieron fin a su noviazgo, Taylor Swift y Harry Styles, de One Direction, han procurado evitarse siempre que sus agendas profesionales les han puesto en el mismo lugar y a la misma hora. Sin duda, un claro síntoma de que lo suyo no terminó de manera amistosa. La última prueba de ello nos la brindaban este miércoles por la noche.


Taylor Swift y Harry Styles, de One Direction, coincidieron en los premios Brit pero trataron de evitarse en todo momento


La expareja coincidía en la entrega de los premios Brit, que celebran lo mejor de la música británica. Ambos estaban nominados: ella como mejor artista femenina internacional, galardón que finalmente recayó en Lana del Rey, y él con sus compañeros como mejor grupo británico, premio que perdieron en favor de Mumford & Sons, y como artista con mayor éxito global, que sí pudieron recoger sobre el escenario. El mismo escenario en el que tanto la cantante norteamericana de 'country' como la banda adolescente del momento brindaron sendas actuaciones para el deleite de sus millones de fans. Taylor interpretó su éxito I Knew You Were Trouble ('Sabía que traerías problemas'), mientras su ex la contemplaba entre el público.


Lana del Rey nos regaló un romántico momento al besar a su novio, Barrie James O’Neill, en la alfombra roja, en la que posó con un vestido de Chanel y zapatos de Jimmy Choo


Taylor y Harry posaron por separado a su llegada a la ceremonia, en una alfombra roja por la que desfilaron muchas de las estrellas musicales del momento, así como veteranos de la talla de Robbie Williams o Justin Timberlake, que este año ha aparcado su carrera de actor para retomar la que le dio la fama: la de cantante. Además del exintegrante de Taker That y del músico estadounidense, que viajó a Londres acompañado por su mujer, la actriz Jessica Biel, ante los flashes de los fotógrafos pasaron, vestidos con sus mejores galas, voces tan conocidas como las de Jessie J, Corinne Bailey Rae, Matt Bellamy con sus compañeros de Muse, Lana del Rey -que se mostró de lo más enamorada junto a su novio, Barrie-James O'Neill- o Emeli Sandé. También pudimos ver a los padres de la recordada Amy Winehouse, Mitchell y Janis, él homenajeando a su hija luciendo una camisa con el rostro de la cantante a la espalda, y a las 'chicas Bond' Gemma Arterton y Bérénice Marlohe.


De izquierda a derecha, las actrices Berenice Marlohe y Gemma Arterton, y las cantantes Jessie J y Corinne Bailey Rae


La gala coronó a la sensación del soul británico Emeli Sandé, que se alzó con dos galardones, entre ellos el más codiciado a mejor álbum por su disco Our Version Of Events. Un trabajo debut que vendió el pasado año la friolera de 1,6 millones de copias en el Reino Unido, y gracias al cual la escocesa de 25 años centró las miradas de la ceremonia, celebrada en el gigantesco 02 londinense. 


Emeli Sandé se alzó con dos galardones y se convirtió en la triunfadora de la noche


Al subir al escenario, la voz que ya cautivó en las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Londres, explicó que escribió ese disco "porque entonces no tenía la seguridad suficiente para poder decir todas esas cosas en persona".  Peinada con su característico y llamativo tupé platino, la magnética cantante fue la primera galardonada de una noche que arrancó, por todo lo alto, el grupo Muse con la interpretación del tema Supremacy, acompañado de 60 músicos y un despliegue de juegos pirotécnicos. Con su Brit a mejor cantante femenina, Sandé dejaba fuera a Bat for Lashes, Jessie Ware, Paloma Faith y a la malograda Amy Winehouse, nominada a título póstumo 18 meses después de su prematura y trágica muerte.

Sandé compartió protagonismo con Ben Howard, un cantautor inglés que abandonó sus estudios de periodismo para volcarse en su carrera musical y que se alzó, de forma inesperada, con dos estatuillas, diseñadas, este año, por el controvertido artista Damien Hirst. Howard recibió primero el Brit a artista revelación, por encima de otros candidatos más conocidos como Alt J, Jake Bugg, Jessie Ware o la gran favorita de las apuestas, Rita Ora, y ganó, también, el premio a mejor artista masculino, donde se impuso a Calvin Harris, Olly Murs, Richard Hawley y Plan B. El músico, a quien la crítica ha comparado con Nick Drake, mostró el más absoluto asombro al recoger sus trofeos, sin dejar de repetir "lo extraño" que le resultaba la situación, además de excusarse por "lo mal" que se le da "hablar en público".


Justin Timberlake y Robbie Williams ofrecieron sendas actuaciones durante la ceremonia


Y entre premio y chascarrillo del presentador, el popular cómico James Corden, el escenario iba cambiando de colores y sonidos con actuaciones de excepción. Por allí pasaron, además de los ya citados Taylor Swift y One Direction, el venerado Robbie Williams, de azul eléctrico y con un fondo geométrico, un repeinado Justin Timberlake, que se recorrió cada recoveco del escenario, y los premiados Ben Howard, Emeli Sandé y Mumford & Sons.

En otras categorías, el veterano grupo liderado por Chris Martin, Coldplay, se impuso a los veteranos Rolling Stones al ganar el Brit al mejor directo, mientras que la imponente Adele fue la flamante vencedora del premio a mejor sencillo por su tema Skyfall, compuesto para la última película de la saga de James Bond. Quien fuera la clarísima triunfadora en la pasada edición de los Brit agradeció su galardón mediante un vídeo grabado desde Los Angeles, donde ensaya para su actuación del próximo domingo en los Oscar.

El Brit a mejor artista femenina internacional recayó en Lana del Rey, Frank Ocean fue escogido mejor artista masculino internacional, el Brit a mejor grupo internacional se lo llevaron los Black Keys, triunfadores de los recientes premios Grammy, y el premio de la crítica fue a parar a manos de Tom Odell.

Tras la entrega de premios, hubo tiempo para la celebración y muchos de los asistentes a la gala salieron de fiesta. Taylor Swift disfrutó bailando junto a sus amigos Marcus Mumford, de Mumford & Sons, y la esposa de éste, la actriz Carey Mulligan, en la fiesta organizada por Universal en la Soho House de Londres. Por su parte, Harry Styles celebró su premio con sus compañeros de One Direction -Zayn Malik, Liam Payne, Niall Horany  Louis Tomlinson- y con su madre en la fiesta de Sony y Belvedere en el Arts Club de la capital británica. Durante la fiesta, Harry declaró sobre la actuación de su exnovia: "Ha estado genial".

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo