Antonio Carmona y Mariola Orellana se vuelven a casar en Jerusalén

Un viaje artístico con una gran sorpresa personal. Antonio Carmona y Mariola Orellana han renovado sus votos y lo han hecho en un entorno diferente al que eligieron la primera vez. La pareja, que ya ha cumplido veinte años de unión, decidió celebrar su segunda boda en una iglesia de Jerusalén. “Hace 20 años nos casamos por lo civil y antes de venir le dije que nos íbamos a casar en una iglesia en Tierra Santa” comentó el artista a El Mundo. La novia, de blanco como manda la tradición, y el novio, impecable de traje, sólo estuvieron acompañados por un par de amigos y la banda musical del cantante Pavlo Rosenberg, el artista que días antes había dado un multitudinario concierto con el español en Tel Aviv.

Rosenberg, cantante israelí, cumplió así su sueño de actuar con el “gran Antonio Carmona” que aceptó su invitación para conocer su tierra y emocionar al público que esperaba su fusión rítmica. Él fue el “culpable” de hacer que la pareja viajara a Tierra Santa.

Rosenberg explica al diario que ya cantaba canciones de Ketama en Israel “hace trece años” y que incluso hizo las versiones en hebreo de Para que tú no llores y Puerto moruno. Admiraba tanto el arte de Antonio que viajó a España para conocerlo. El dúo artístico se encontró en Madrid, un momento que Antonio recuerda así: “Nos vimos por primera vez en el bar "Válgame Dios". Hablamos y le dije ´mira, si te gusta mi música me tienes que llevar a Israel´. No pasaron dos días y me llamó. Había reservado ya el vuelo, hoteles, la Galilea, Jerusalén, concierto...”.

“Cuando Pavlo canta en hebreo, me recuerda a mi tierra, a Granada, mi raíz... Me recuerda a Boabdil. Es una mezcla de culturas basada en el respeto” explicó Antonio. Así, con música y baile, terminó la celebración del enlace, por el rito sefardí, que queda ya en el álbum de recuerdos del cantante. Antonio Carmona y Mariola Orellana se casaron por lo civil hace 20 años y tienen dos hijas Marina y Lucía.

Más sobre: