Decretan prisión provisional para el cantante Francisco en un proceso por presunta estafa

El artista podrá eludir su ingreso en prisión si paga una fianza de 6.000 euros

La Audiencia Provincial de Alicante ha decretado la prisión provisional eludible con el pago de una fianza de 6.000 euros para el cantante Francisco González Sarriá, popularmente conocido como Francisco, en relación con un presunto delito de estafa. El auto emitido por la sección tercera de la Audiencia alicantina, facilitado a la agencia Efe, se produce después de que Francisco alegara sufrir crisis agudas de agorafobia para no asistir al juicio por la supuesta estafa, que había sido fijado para el pasado 5 de julio, y de que días después se constatara que actuó en una gala televisiva.

La supuesta estafa está relacionada con la compra de un coche de lujo de marca Maseratti a cambio de 80.000 euros, que no llegó a pagar. Debido a que "en ningún momento el acusado ni su representación comunicaron su pronta y sorprendente recuperación a fin de poder celebrar la vista" antes de la fecha aplazada al 16 de enero de 2013, el tribunal ha impuesto la prisión provisional y comunicada, que puede ser eludida si paga 6.000 euros antes de diez días.

El auto aclara que la incomparecencia en la vista oral el 5 de julio y lo sucedido días después obligaría a decretar el encarcelamiento, aunque se han tenido en cuenta tanto que Francisco carece de antecedentes penales como su situación personal y económica para fijar una fianza. El tribunal ha tomado esta decisión después de que el fiscal pidiera la libertad provisional para Francisco, que la acusación particular demandara el encarcelamiento por el riesgo de fuga "dada la facilidad para salir del país por su profesión de artista" y de que la defensa solicitara la libertad provisional.

El día 5 de julio, cuando no se presentó al juicio, la abogada del cantante presentó un documento en el que se aseguraba que Francisco sufría "crisis agudas" en lugares públicos y abiertos, y también en espacios donde resulta "difícil de escapar", y continuaba que desde que padecía este trastorno evitaba "salir de la casa solo o ir a lugares con mucha gente". De esta manera, se aducía que los psicólogos desaconsejaban que su cliente se desplazara en coche desde su residencia de Paterna (Valencia) hasta Alicante por los "espacios abiertos" que hay en el recorrido.

Según la calificación del fiscal, Francisco se enfrenta por un supuesto delito de estafa a 3 años y 6 meses de prisión y a una multa durante un año con una cuota diaria de 12 euros, además de una indemnización de 88.400 euros a beneficio del denunciante, el empresario Andrés Ballester. El fiscal señala que, "actuando en todo momento con ánimo de lucro y aparentando solvencia de la que carecía", Francisco suscribió el 1 de enero de 2004 un contrato privado de compraventa para hacerse con un coche de lujo de marca Maseratti a cambio de 80.000 euros a pagar en los siguientes seis meses. Pese a pedirle el dinero en varias ocasiones, Francisco no pagó y se rubricó un nuevo contrato el 7 de septiembre de 2006 en el que se le daba un nuevo plazo de un año para abonar 88.400 euros, pero transcurrido el periodo siguió sin desembolsar la cantidad y, además, vendió el coche a una tercera persona.

La abogada de Francisco explicó el 5 de julio, en declaraciones a Efe, que el cantante y el denunciante eran "amigos" y que efectivamente adeuda el dinero solicitado, aunque añadió que su cliente no había cometido "ningún delito de estafa" y que se trata de un asunto que debe circunscribirse al ámbito civil. Relató que, cuando se vendió el coche, Francisco iba a tratar de vender viviendas promovidas por Ballester en Altea (Alicante) aprovechando su popularidad y que el vehículo deportivo estaba previsto que fuera pagado a cuenta de las futuras comisiones. Sin embargo, pasó el tiempo sin que se materializaran operaciones, y el cantante no pudo hacer frente a la deuda.

Más sobre: