¡Hasta siempre, Robin Gibb, y gracias por tu música!

El cantante de los Bee Gees falleció ayer a los 62 años tras librar una larga lucha contra el cáncer

Familiares, músicos, amigos, y fans recuerdan hoy al cantante de los Bee Gees, Robin Gibb, con un sabor agridulce. Abatidos por la gran pérdida, suavizada por su inolvidable legado musical. Robin Gibb, quien murió ayer a los 62 años, tras librar una larga lucha contra el cáncer, anunció el pasado mes de febrero que había experimentado una gran mejoría, sin embargo, a mediados de abril su salud volvió a resentirse como consecuencia de una neumonía que lo llevó a estar en coma durante varios días.

null



"La familia de Robin Gibb, de los Bee Gees, anuncia con gran tristeza que Robin ha fallecido tras su larga batalla contra el cáncer y una cirugía intestinal. La familia ha pedido que su intimidad se respete en este difícil momento ", dijo el portavoz de la familia, Doug Wright.



Padre de tres niños, Robin ocultó su enfermedad hasta que le fue imposible. Los peores presagios se plantearon por primera vez el año pasado cuando apareció muy desmejorado en un programa de televisión para promover su single en la festividad del Poppy Day (Día de la Amapola). Gibb trato de restar importancia a su estado de salud afirmando que padecía cáncer pero que éste se encontraba totalmente controlado. Sin embargo, en los últimos meses, el estado de salud del cantante fue empeorando, hasta que el pasado mes de abril sufrió una dura recaída permaneciendo en coma durante 12 días. Los médicos no fueron muy alentadores, pero su mujer, Dwina, de 59 años, jamás perdió la esperanza. No se separo de su lado ni un solo segundo y estuvo poniéndole su música preferida para ver si con ella reaccionaba. Gibb desafiando las probabilidades recuperó la conciencia y, Dwina, la sonrisa.

Según relató uno de sus hijos, Robin-John, conocido como RJ, despertó cuando escuchaba el tema Titanic Requiem, que ambos habían compuesto juntos recientemente basado en el hundimiento del famoso transatlántico, y cuya promoción tuvo que ser cancelada debido a esta recaída, y que ya, desgraciadamente, no podrá llevarse a cabo con su presencia.



Esta no es la primera vez que la tragedia sacude con fuerza a la familia Gibb, el hermano gemelo de Robin, Maurice, también integrante de los Bee Gees, falleció a los 53 años en 2003 a consecuencia de una obstrucción intestinal y su hermano menor, Andy, que no formaba parte del grupo, pero que era una cantante de éxito en solitario, también falleció en 1988 debido a una insuficiencia cardíaca cuando tan solo tenía 30 años.

El ex integrante de los Bee Gees estuvo casado dos veces. Primero con Molly Hullis Gibb, con quien tuvo dos hijos, Spencer y Melissa, pero se divorció en 1980 y después con su esposa en la actualidad, Dwina Murphy Gibb, con la que tuvo un hijo, Robin-John.

The Bee Gees, cuyo nombre es una abreviatura de Brothers Gibb, serán siempre conocidos por poner la banda sonora a la década de los 70 gracias al álbum Saturday Night Fever, uno de los álbumes más vendidos de todos los tiempos. Sus melenas cardadas, sus ajustados trajes y esas letras tan pegadizas y bailables hicieron que su fama subiera como la espuma y que temas como Stayin' Alive, How Deep Is Your Love y Night Fever, sonaran en todos o casi todos los rincones del mundo.

Desde aquí nuestro más sentido pésame a sus familiares y amigos, nosotros nos quedamos disfrutando de su música, y de esa frase que llevó al límite hasta el último segundo de su vida: "Tengo la intención de aprovechar al máximo cada segundo que me queda". ¡Gracias por todo, Robin!


Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema