Britney Spears celebra su compromiso con Jason Trawick por todo lo alto en Las Vegas

Desde que hizo pública la feliz noticia, la cantante está en una nube y viajó hasta la 'ciudad del juego' para celebrar el cumpleaños de su prometido y lucir orgullosa su brillante anillo

Britney Spears y Jason TrawickVER GALERÍA


Ya lo decía Britney ayer cuando compartió con todos sus seguidores de Twitter lo feliz que estaba por su compromiso: "Anoche Jason me sorprendió con el regalo que estaba esperando. No puedo esperar para enseñároslo. Estoy muy, muy, muy emocionada!!!!". La artista está en una nube y, por eso, no se lo ha pensado dos veces y ha puesto rumbo a Las Vegas para celebrarlo por todo lo alto junto a su prometido, sus familiares y amigos más cercanos.

Podríamos decir que en las 24 horas posteriores a que se hiciera pública la noticia, la pareja no ha parado ni un sólo instante y es que sólo hay que ver la gran sonrisa de Britney para darse cuenta de que irradia felicidad. "¡Aún brillando! A punto de subirme a un avión para ir al Planet Hollywood en Las Vegas. Celebraremos la fiesta de cumpleaños de Jason en el Chateau Night Club. ¡Qué divertido!", publicaba la artista en su cuenta personal de Twitter. Britney y su prometido se registraron en una suite de más de 3.000 metros cuadrados con vistas a la Torre Eiffel del Hotel Paris y las famosas fuentes del hotel Bellagio. Apodada la 'mega suite', cuenta con un comedor completo, salón, bañera de hidromasaje y una espectacular lámpara de cristal de murano en la entrada.

Britney Spears y Jason TrawickVER GALERÍA  


La cantante de éxitos como Baby one more time, Oops!... I did it again, Toxic o Hold it against me hizo su aparición estelar luciendo figura con un ajustado Hervé Léger de color 'nude' y mostrando orgullosa su anillo de compromiso de Neil Lane, de diamantes y platino. Sin embargo, y a pesar de que acaparó todas las miradas, Britney quería que esa noche fuera inolvidable para Jason y le sorprendió con una original tarta para celebrar su 40º cumpleaños. Después de soplar las velas con su prometido y acostar a sus hijos, Sean Preston y Jayden James, que se quedaron en la habitación del hotel, la pareja y algunos amigos fueron al Chateau Night Club, donde reservaron una zona privada y no dejaron de bailar hasta altas horas de la madrugada. "Ha sido una de las noches más mágicas de mi vida. Tan un tiempo increíble con mi nuevo novio y nuestros amigos más cercanos y familiares. #Bendecida", escribió Spears en Twitter.

Más sobre: