¿Conocerá la rivalidad?: Justin Bieber marca un gol en Madrid con la camiseta del Barça

Un partido de fútbol, un par de conciertos... el artista tiene una apretada agenda en nuestro país

Desde hace ya una semana, y se dice pronto, los alrededores del Palacio de los Deportes de Madrid están abarrotados. No se trata de una manifestación ni una acampada urbana, es simplemente un reflejo del más puro y genuino fenómeno fan adolescente. ¿El culpable? No podía ser otro que Justin Bieber. El canadiense pisa por primera vez España con su música (en noviembre estuvo sólo firmando discos), para deleite de sus incondicionales, que esperan impacientes, con el nombre de su ídolo escrito en las mejillas, la apertura de las puertas esta tarde de martes, 5 de abril, en torno a las 18.00 horas.

Justin BieberVER GALERÍA

PINCHE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS


Si su anterior periplo español fue relámpago, en esta ocasión el canadiense se lo ha tomado con más calma. Aterrizó en la capital el domingo y el lunes demostró que, además de cantar, se le da bien lo de darle al balón. La cita era en Alcalá de Henares, en la Ciudad deportiva de El Val, donde, sin ser consciente quizá de la rivalidad que existe entre el Madrid y el Barcelona, el canadiense vistió una camiseta azulgrana para marcar un gol en la puerta contraria… ¿le habrá sentado esto bien a la afición madridista, que ha visto cómo se le escapa el título de liga a favor de los catalanes? Él desde luego estaba encantado y lo celebró como un profesional, levantamiento de camiseta incluido.

Justin BieberVER GALERÍA


Tampoco les habrá importado demasiado a sus desveladas seguidoras, ya que ellas lo que quieren es ver ese corte de pelo que ocupa titulares y esa voz que, de momento, sigue arrasando en las listas de ventas. Después de Madrid, la siguiente parada es el miércoles en Barcelona donde se han agotado las 18.000 entradas del Palau Sant Jordi. Voces que ya ensayan para sonar al unísono y dedicarle a Bieber su propia letra: “baby, baby, baby…”

Horas antes de comenzar a cantar, el artista dijo en rueda de prensa que durante el partido uno de sus amigos vestía la camiseta blanca por lo que él se puso la azulgrana para ir en su contra. Señaló que sabe contar hasta diez en castellano y que le gustaría seguir probando suerte en la interpretación (está a punto de estrenarse en España su documental Never say never en 3D). Una comparecencia no exenta de polémica ya que el intérprete llegó tarde y no se paró a posar en el photocall, algo que no dejó un buen sabor de boca de su breve aparición ante los medios.

Más sobre: