De los Beatles a Justin Bieber, un viaje a través del tiempo: ¿en qué ha cambiado el fenómeno fan?

Desde los Beatles hasta Justin Bieber. Ha habido tantos cantantes que a lo largo de la historia han levantado pasiones que intentar hacer una lista sería casi imposible. Hay para todos los gustos cuando se trata de "adorar" a un ídolo. Los gritos y los llantos, las interminables colas a las puertas de un auditorio, las noches en vela para conseguir una entrada, los regalos para la estrella, los empujones… ¿Ha cambiado en algo el comportamiento de los fans? Mirando estas imágenes tal vez podamos descubrirlo.

 

fans de los BeatlesVER GALERÍA


PINCHE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS


Si echamos la vista atrás veremos que desde Elvis Presley y los Beatles, por ejemplo, los seguidores ya se desgañitaban en el patio de butacas. Entonces los conciertos eran en teatros, pero los asientos apenas se utilizaban y eran buenos sólo para trepar hasta el escenario. Tocar o rozar siquiera al artista era el mejor premio a tantos desvelos. Con Take That, New Kids on the block, Backstreet boys, Hombres G, Madonna, Michael Jackson, Gun’s and roses, Ronaldos, Prince… apenas una pequeña muestra de la movida pop de los ochenta y noventa, llegaron las pancartas, mensajes escritos a toda prisa en un papel listos para llamar la atención, los discos, preparados para recibir una firma, la cámara de fotos, balanceándose en un mar de manos.

 

fans de Jonas BrothersVER GALERÍA

Globos, ramos de flores, ositos de peluche, la fase de los regalos en las firmas de discos, los sofocos, los desmayos y las miradas embobadas ante un saludo o un beso. Las vallas, que apenas contenían las avalanchas humanas, se apuntalaban con la fuerza insuficiente de los empleados de seguridad (aunque eso ha sido una constante, la verdad).

Disfraces para estar más cerca de las estrellas, un baile en masa imitando sus movimientos, cantar como ellos… no hay límites ni edades. Las avalanchas se generalizan en este siglo XXI en que la red de redes es punto de encuentro e intercambio. ¿Cuántas veces le has visto? ¿Te tocó la mano? ¿Quién tiene un autógrafo? ¡Me encanta su último disco! ¡Te quieroooooo! Todos nos sentimos identificados con esas frases, tengamos la edad que tengamos, y es que quien no haya suspirado por ese cantante que nos conmueve y nos quita el sueño, seguro que miente…

Más sobre: