El grupo Take That casi al completo despedirá el año “tostándose” al sol. Gary Barlow, Jason Orange, Mark Owen y Howard Donald han viajado con sus respectivas familias a las Barbados donde ensayan para ofrecer una actuación especial la última noche del año. Los artistas han aprovechado al máximo la escapada para pasar tiempo con sus parejas e hijos, dado que el año que viene el conjunto tiene planeada una intensa gira internacional, con las entradas agotadas en mucho lugares, con su nuevo álbum Progress, del que se han vendido ya dos millones de copias.

Mark OwenVER GALERÍA


Románticos paseos por la playa, juegos en el mar, baños de sol… así apuran las últimas horas de un año que ha estado marcado por la reunión con Robbie Williams en el estudio de grabación tras más de una década separados. Mientras sus compañeros disfrutan del mar y de las increíbles puestas de sol, Williams pasa sus primeras vacaciones de casado con su mujer Ayda Fields en Los Ángeles.

Tuvieron que pasar 15 años para que estuvieran todos frente a un micrófono de nuevo, ya que fue en 1995 cuando sacaron su último disco, Nobody Else. En noviembre de este año confirmaron lo que era un secreto a voces y entonces Mark Owen declaró: “Estar los cinco juntos, aunque siempre era un sueño, parecía que nunca se iba a convertir en realidad. Ahora la realidad de grabar juntos es como un sueño. Es un gusto pasar tiempo con Rob otra vez”. “Me sentí muy emocionado cuando los cinco nos reunimos en una habitación” comentó Robbie.

Howard DonaldVER GALERÍA


Take That fue uno de los hits en la época de las boy band de los noventa, en la que también se encuadran los Back Street Boys y los New Kids on the block. Los cinco jóvenes levantaron pasiones entre los adolescentes de la época con tres discos en el mercado -Take That and Party, (1992), Everything Changes (1993) y Nobody Else (1995)-, convirtiéndose en centro del fenómeno fan. Sin embargo, en el año 1996, las tensiones con sus compañeros y el sentimiento de ver sus ideas musicales rechazadas provocan que Robbie Williams se marche. Pasaron diez años y los cuatros miembros restantes de Take That, adaptados a los nuevos tiempos y ritmos, sacaron Beautiful World (2006) logrando un arrollador éxito (está en el puesto 35 de los álbumes más vendidos en la historia del Reino Unido). Después llegó The Circus (2008), otro super ventas (306.000 copias en cuatro días).

Robbie Williams hizo despegar mientras tanto su carrera en solitario. Si bien al principio las cosas le fueron como la seda con Life thru a Lens (1997), I've Been Expecting You (1998), Sing When You're Winning (2000), Swing When You're Winning (2001), Escapology (2002) y Intensive Care (2005), Rudebox (2006) no tuvo la misma acogida. La falta de apoyo del público y su extravagancia le hicieron dejar la composición para centrarse en otra de sus pasiones: la ufología, el estudio de los ovnis. Hasta 2009 las noticias que llegaban de él eran un tanto desconcertantes, pero el anuncio de su regreso con Reality Killed the video star (2009) volvió de nuevo hacia él las miradas.

Más sobre

Regístrate para comentar