Brahim Zaibat, nuevo amor de Madonna: 'Es una mujer como las demás'

En el mes de octubre salieron a la luz las primeras imágenes de Madonna con el que se decía que era su nuevo amor, el bailarín francés Brahim Zaibat. Con el tiempo los rumores han ido tomando forma (aunque no se les ha visto demasiado en público) y ahora ha sido el propio interesado el que ha hablado por primera vez de cómo conoció a la diva y de su romance, en una extensa entrevista con la revista francesa Grazia. “Es una mujer como las demás. Es una extraordinaria artista y famosa internacionalmente, por supuesto, pero una mujer sobre todo” dice.

Se conocieron en septiembre en el lanzamiento de la nueva marca de ropa de la diva. “Mi compañero Norman, que había bailado para ella y era su entrenador personal, me pidió que bailara. Allí la conocí y me dio las gracias por el show. ¡No fue como conocer a un monstruo!”. Añade además que su historia ha ido a un ritmo lento, poco a poco: “No digo que las cosas hayan ido muy rápido desde entonces, han ocurrido en orden”.

Brahim, de 24 años, los mismos que tenía el ex de la artista, el modelo brasileño Jesús Luz, explica así por qué su relación se ha hecho pública: “No fue nuestra decisión. Estábamos en un club y nos vieron bailando juntos. No lo pudimos controlar. Pasamos una noche agradable sin pensar en los paparazzi”. Con respecto a lo que ha cambiado en su vida desde que se supo la noticia, concluye que en realidad quienes han cambiado, en un sentido negativo, han sido los que le rodean. “En mi vida, no mucho. Estoy igual. Son los otros quienes han cambiado. Hay gente a la que no he visto en años y se han dado cuenta de repente de que existo. Se ha convertido en algo incontrolable así que he cambiado mi número de móvil”.

Sin embargo ya han surgido las primeras voces que no auguran mucho futuro a esta relación. Los principales motivos que se esgrimen son los diferentes idiomas, al parecer Brahim no habla muy bien inglés y Madonna tampoco domina el francés, la diferencia de edad, claro, y la religión. Mientras que él es, al parecer, un musulmán devoto, ella es seguidora de la cábala, doctrina que estudia la interpretación mística y esotérica que los judíos daban a los textos bíblicos. El tiempo será, como siempre ocurre en estos casos, quien tenga la última palabra.

Más sobre: