Marta Sánchez derrocha glamour y seducción sobre el escenario bajo la atenta mirada de Hugo Castejón

Marta Sánchez se ha reinventado. Con 25 años de carrera a sus espaldas la cantante inició anoche una serie de cuatro conciertos en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid. Con un nuevo disco bajo el brazo, De par en par en el que han colaborado artistas de la talla de José Mercé, Bebe, Hombres G o Nena Daconte, Marta se presentó anoche sobre el escenario con las mismas fuerzas y ganas con las que comenzó su andadura en el mundo de la música.

Con el cartel de ‘completo’ colgado a las puertas del teatro, Marta hizo su aparición en el escenario regresando a los años 40 enfundada en un vestido largo rojo, que inevitablemente evocaba al personaje cinematográfico de "Gilda". Con los primeros acordes del tema Soy yo, la cantante comenzó a meterse al público en el bolsillo, un público que totalmente entregado fue testigo de los numerosos cambios de vestuario que la interprete realizó a lo largo de la actuación, cinco en total, y que acabaron convirtiéndola en la versión cinematográfica de "Supernova".

Hugo Castejón no quiso perderse la primera actuación de Marta Sánchez en MadridVER GALERÍA



Con un recorrido por sus temas más clásicos, Los mejores años de nuestra vida, Con sólo una mirada, Soldados del amor, o Desesperada, Marta logró anoche convertir su concierto en un autentico espectáculo, el cual no quiso perderse su actual pareja, Hugo Castejón, quien disfrutó ‘como un niño’ de la actuación de su novia.

Hugo Castejón y la cantante se han convertido en una pareja inseparable. Tras confirmar su separación de Jesús Cabanas el pasado mes de septiembre, Marta ha encontrado la estabilidad y la serenidad en los brazos de este esconomista, quien le ha aportado el apoyo y la paz, que tanto necesitaba en su vida, según confesó la cantante hace apenas un mes. Una tranquilidad

Arropada también por un nutrido grupo de amigos, entre los que figuraba Adriana Lavat, Alejandra Jiménez, María San Juan y Boris Izaguirre, Marta contó también entre sus asistentes con una espectadora de lujo, su hija Paula, quien se ha convertido, sin duda en su mayor fan.

Adriana Lavat, Alejandra Jiménez y María San Juan VER GALERÍA



Con un balance del año, a pesar de todo, positivo, Marta no solo demostró que aún tiene mucho que decir en el mundo de la música, sino también en su vida, pues tras la tormenta sentimental sufrida, las aguas han vuelto a su cauce y ahora se encuentra atravesando un periodo en su vida de auténtica calma. Una serenidad, que quizás anhela su ex marido, a quien las cosas no le han ido tan bien ya que tras un par de meses saliendo con Eva Zaldívar, ex mujer de Pepe Navarro, su relación ha tocado a su fin.

Rodeada por los suyos, y por su nueva e inseparable pareja, Marta intentará este año pasar unas Navidades inolvidables llenas de amor y buenos momentos.

Más sobre: