Christina Aguilera se vuelca en su hijo tras presentar la petición de divorcio

Él es el único que consigue arrancarle una sonrisa a Christina Aguilera que no pasa exactamente por uno de sus mejores momentos a nivel personal. La artista se marchó con su hijo a uno de los campos de calabazas que en esta época previa a Halloween se llenan de familias en busca de adornos para esa fecha. Max correteó entre los enormes vegetales para encontrar el que más le gustaba, ante la atenta mirada de su madre que, aunque sonreía, en ocasiones no podía evitar que en su mirada se adivinara una cierta melancolía.

 

Christina AguileraVER GALERÍA


Y es que el pequeño de dos años se ha convertido en su mejor refugio tras separarse de su marido Jordan Bratman, con quien llevaba casada cinco años. La rumorología no ha acertado en sus predicciones de que de momento no iban a comenzar los trámites de divorcio, ya que la propia artista ha presentado los papeles en la corte superior de Los Ángeles. En el documento se citan “diferencias irreconciliables” como motivos de la separación, la cantante pide la custodia de su único hijo y se especifica que firmaron un contrato matrimonial (queda estipulado que Jordan no obtendrá nada del dinero que Christina ha ganado antes, durante o después de su matrimonio).

 

Christina AguileraVER GALERÍA


La estrella no ha hecho ningún comentario acerca de esta situación, cuyo anuncio fue una auténtica sorpresa. El martes 12 de octubre anunciaron su separación a través de un comunicado, asegurando que la máxima prioridad para ambos es su hijo Max. Christina y Jordan comenzaron a salir en 2002 y tres años después, en 2005, celebraron una romántica boda en unos viñedos en el valle de Napa que duró tres días. En 2008 su felicidad fue completa con el nacimiento de su hijo Max Liron.

Más sobre: