Cazafantasmas, encajes exclusivos... ¿quiere conocer los caprichos más caros de Lady Gaga?

Parece inevitable que algunos artistas lleven aparejados el calificativo de extravagante. Por su música, sus bailes, sus espectáculos o simplemente por los gustos de los que presumen, los caprichos de las estrellas no tienen límites ni en cuanto a su rareza ni en el coste, ya que algunos exigen un desembolso muy importante de dinero. Pero, ¿qué importa eso cuando tus ingresos te cuelan en la lista de los más adinerados del mundo?

Cuando parecía que nada superaría el período sabático que se tomó Robbie Williams para estudiar los ovnis, ha entrado en escena Lady Gaga que, día sí día también, ocupa páginas y páginas con sus ocurrencias. El vestido hecho de carne, las plataformas de más de diez centímetros y la taza de té que la acompaña de vez en cuando no son nada al lado de los 35.000 euros que se habría gastado en algo mucho menos “material”.

Aunque parezca mentira, ese es el dinero que habría pagado a un grupo de cazafantasmas para que detecten espectros en las habitaciones de los hoteles en los que se aloja. El grupo, equipado con medidores de campo magnético, revisaría las estancias antes de que ella, que ha confesado que cree en la reencarnación, llegue. Aún más, 45.000 euros, habría pagado a un químico de la NASA para que encontrara una fórmula que permita a un material desprender vapor sin estar caliente. ¿Y para qué? Pues para que a su disfraz de taza de té no le falte detalle.

El avión privado en el que traslada el material de su gira le cuesta más de 700.000 euros y en él se transportó una bañera que empleó para su participación en el programa Factor X, que costó 60.000 euros, y encajes hechos a mano de Europa del Este, con un precio de 17.000 euros, para sus estilismos. Y es que ser una de las artistas más famosas del mundo tiene su precio.

Más sobre: