Cheryl Cole podría rechazar el dinero de su ex marido Ashley en el acuerdo de divorcio

Se dice que la artista se quedará sólo con las ganancias que ha obtenido de su trabajo

Esta misma semana podría darse por finalizado el proceso de divorcio de Cheryl Cole y su marido Ashley, unos trámites que han durado apenas unos meses (la cantante presentó la demanda en mayo) gracias a lo que se llama proceso rápido (se aplica cuando ninguna de las partes pone objecciones). Este punto y final no será recordado sin embargo por la batalla judicial o los desacuerdos financieros: debido a la agilización de los trámites ninguno de los interesados tendrá que verse cara a cara en el juzgado y además tampoco parece que se vayan a pelear por dinero.

Se estima que tienen una fortuna común de unos 22 millones de libras (26 millones y medio de euros), además de su mansión en Surrey, valorada en 6 millones de libras (7 millones de euros). La pareja dividiría a la mitad el dinero aunque Cheryl, al parecer, no quiere recibir nada de su ex esposo en este proceso. Debido a esto se asegura que la artista finalizará su unión llevándose sólo los ingresos obtenidos por su trabajo en el programa de televisión X Factor y su carrera musical. Tampoco está claro qué ocurrirá con la casa que compartieron durante estos años, ya que el representante de la cantante no ha hecho declaraciones sobre los términos de la separación.

La vida de la pareja parecía idílica hasta que transcendieron a la prensa las infidelidades del futbolista. Cheryl, dolida, presentó el divorcio, después de los intentos fallidos de reconciliación por parte de su marido. Desde entonces se ha volcado en su trabajo y ha puesto tierra de por medio, promocionando su primer álbum en solitario 3 words y preparando su aterrizaje en la versión americana de X Factor. Recientemente atravesó un momento muy delicado de salud al contraer la malaria en un viaje a Sudáfrica, enfermedad que la mantuvo unas semanas ingresada en el hospital. Apoyos no le han faltado en estas circunstancias, ya que el bailarín Derek Dough, al que conoció en uno de sus videoclips, y Will.i.am de The Black Eyed Peas se han convertido en sus mejores amigos.

Más sobre: