¿Qué es lo que ha dejado a Britney Spears con la boca abierta?

La cantante se fue de compras y se 'enamoró' de una pulsera, ajena a las informaciones contradictorias que rodean su noviazgo con Jason Trawick

Vestida con ropa sport, mini shorts y camiseta blanca, y con el pelo un tanto desaliñado, Britney Spears se fue de compras por West Hollywood. La cantante, acompañada como siempre de sus inseparables guardaespaldas, entró en diversas boutiques para mirar las últimas tendencias y ver qué es lo que se va a llevar este verano.

 

VER GALERÍA


Después de mirar y remirar, de paseos interminables entre estanterías repletas de prendas, Britney se enamoró del complemento perfecto. Su mirada de asombro y emoción dijo "¡qué bonita!" al ver una de las pulseras que se apilaban en una especie de tocador. Aún con la boca abierta, pidió a la dependienta que le abrochara el brazalete y admiró cómo quedaba este en su muñeca.

Y es que como a toda mujer coqueta, a Britney también le gusta completar su atuendo con pequeños detalles. Tal vez luzca la pulsera en su próximo encuentro con su novio Jason Trawick, una relación que no deja de generar informaciones un tanto contradictorias: mientras unos dicen que siguen al borde de la ruptura, otros afirman todo lo contrario, que estarían pensando en tener un hijo juntos. Rumores y especulaciones que no parecen alterar la rutina de la estrella, que recientemente ha presentado la nueva ropa que ha diseñado para Candie’s y que sigue volcada en la educación de sus hijos. De momento y tal vez para separar un poco más su vida profesional de la personal, ha decidido que Jason Trawick deje de ser su manager.

Más sobre: