Gwen Stefani, tarde en familia en el tiovivo: '¡Mamá, monta con nosotros!'

Las calles de todo el mundo anuncian ya lo que está a punto de llegar: la Navidad. Luces que iluminan las avenidas, adornos en las casas y los tradicionales mercadillos en los que se pueden encontrar desde un árbol y espumillón hasta un tiovivo. El instalado en Hyde Park, en Londres, recibe muchos visitantes y estos días entre ellos se pudo reconocer a Gwen Stefani y su marido Gavin Rossdale, que pasaron una divertida tarde con sus dos hijos Kingston, de tres años, y Zuma Nesta, de uno.


nullVER GALERÍA


Bien abrigados dadas las bajas temperaturas de estos días en la capital inglesa, los niños disfrutaron como enanos subiéndose a los caballos y los coches del carrusel ante la atenta mirada de sus padres, que no se perdían detalles de sus juegos. Incluso Gwen sacó algunas fotografías con su teléfono móvil que luego le enseñó a su marido, riéndose ambos de las caras de felicidad de sus pequeños. Como Zuma Nesta es aún un bebé Gwen se tuvo que montar con él en el caballito para evitar que se resbalara y así también ella pudo comprobar qué se siente al volver a ser niño durante unos minutos.

 

VER GALERÍA



Ese fue el remate perfecto para una tarde que comenzó en una tienda de muebles de Notting Hill. Por ella deambuló el matrimonio interesándose por muebles de diseño y algunas alfombras que el dependiente les mostró. Precisamente unos ladrones estuvieron a punto de entrar en el mes de septiembre en su piso londinense aprovechando su ausencia, aunque finalmente la cosa se quedó en un simple susto.

Más sobre: