Mario gana por los pelos la final de Operación Triunfo

Sólo una diferencia de un 0,5% de votos le convirtió en ganador

Discreto, humilde, atento a las explicaciones de sus profesores, buen bailarín, con una voz llena de talento… paso a paso, Mario Álvarez, un asturiano de 23 años con estudios de interpretación, se fue haciendo un hueco entre los favoritos de Operación Triunfo. Su capacidad de adaptación a cualquier estilo le colocó en la final de un programa que ha puesto el broche de oro a una séptima edición no exenta de polémica tras la expulsión de Risto Mejide del jurado.

 

null



Mario, Brenda y Jon se enfrentaron por última vez al veredicto de la audiencia en una gala en la que había dos claros favoritos. Jon, tras su interpretación de Hold the line, se quedó con el bronce, un puesto con el que, el que fuera eterno nominado al principio del concurso, seguro que se marchó satisfecho. Brenda y Mario, dos de las mejores voces de esta edición, sacaron sus mejores armas, Save the last dance to me y Listen, respectivamente, y convencieron, tanto, que la pelea estuvo reñida hasta el último voto.



Sólo un 0,5% de votos les separó, casi un empate, pero fue Brenda la que se quedó a las puertas de coronarse como vencedora. Un 50,5% de seguidores cumplieron el sueño del asturiano: grabar su primer disco, 100.000 euros para su lanzamiento y 30.000 como adelanto de royalties. Entre una lluvia de confeti y casi sin poder contener las lágrimas, Mario recibió el abrazo de sus compañeros antes de cerrar, hasta dentro de unos meses, las puertas de la academia de OT.

Y a usted, ¿le gusta el ganador de OT? ¿Cree que Mario triunfará en el mundo de la música? Opine en el foro.

Más sobre: