Completamente uniformados y sin quitarse las gafas de sol, los Jonas Brothers saltaron al campo de juego para practicar uno de sus deportes favoritos: el béisbol (les gusta tanto que al parecer el año pasado, con motivo del cumpleaños de Nick, Joe y Kevin alquilaron el estadio de los Dodgers para jugar un partido privado) . Bate y guante en mano, Nick, Kevin y Joe demostraron que sus habilidades no se limitan a los instrumentos musicales y al micrófono sino que también tienen puntería y forma física para correr. El equipo en el que jugaron, los Road Dogs, ganó a sus rivales, los AOL All-Stars, que sin embargo se tomaron bien la derrota.

 

null



Y es que el choque estuvo organizado precisamente por la compañía AOL que quiso contribuir de este modo con la labor humanitaria de la fundación Change for the Children, creada por los hermanos para ayudar a la infancia. Así al final del encuentro, un representante de la compañía les entregó un cheque con lo recaudado, 2.900 dólares (2.000 euros). Sin duda fue un día diferente para los trabajadores de la compañía y sus familiares: más de dos mil personas, muchos niños, se agolparon en las gradas, no en vano, pocas veces en la vida puedes conocer de cerca a unos auténticos ídolos juveniles.

 

 

Su simpatía y cercanía no pasó desapercibidas: se tiraron al suelo para coger la pelota, batearon con fuerza y celebraron con sus compañeros de equipo la victoria. Aunque en otoño visitarán España con la gira de su nuevo disco, Lines, Vines y Trying Times, dentro de poco tendremos la oportunidad de volver a verles en la gran pantalla, ya que están a punto de comenzar el rodaje de la segunda parte de la exitosa película de Disney Camp Rock, que protagonizan junto a Demi Lovato y que los lanzó a la fama.

Más sobre

Regístrate para comentar