Debbie Rowe y Katherine Jackson, enfrentadas en los tribunales por la custodia de los hijos de Michael Jackson

El próximo 13 de julio es la cita ante el juez aunque de momento las informaciones son contradictorias acerca de si Rowe pedirá formalmente la custodia de los pequeños

Hasta el momento, Debbie Rowe, ex mujer de Michael Jackson y madre de sus dos hijos mayores, había permanecido en un discreto segundo plano. Los únicos comentarios que se le atribuyeron fueron los publicados por el diario News of the World, en los que aseguraba, entre otras cosas, que no pensaba pedir la custodia de sus hijos. Sin embargo, en este juego de desmentidos en el que se ha convertido la información en torno a la muerte del cantante, unas nuevas palabras de la ex enfermera han dado un giro de 180º grados al caso.

En una conversación telefónica con el canal de televisión NBC 4, Rowe aseguró: “Quiero a mis hijos”. Dijo además que estudia el pedir una orden de alejamiento contra el padre de Michael, Joe Jackson, para que se mantenga alejado de los niños. Aunque el tercer hijo de Michael, Prince Michael II, apodado Blanket, no es suyo (se dice que nació de una madre de alquiler), Debbie estaría dispuesta a pedir también su custodia, ya que no quiere separar a los niños. Puntualizando estas declaraciones, el abogado que la representará en la vista por la custodia, Eric M. George, quiso mantenerse pruedente sobre sus intenciones y aseguró: “Sería distorsionar la realidad permitir que un retazo de conversación se tome como la verdadera posición de Debbie en este tema tan sensible. La verdad es que Debbie no ha tomado una decisión final”.

 

null


Se verán el día 13 de julio ante el juez
La solución al misterio se desvelará el próximo día 13 de julio, fecha fijada por el tribunal para la vista de custodia. De momento la justicia ha otorgado la custodia temporal de los niños a la madre de Michael, Katherine, nombrada además en el testamento del artista como tutora (la segunda opción en caso de que Katherine no pudiera hacerse cargo, es Diana Ross). Entre las últimas voluntades del intérprete figura además la exclusión expresa de Rowe como beneficiaria de su herencia. “Omito intencionalmente mantener a mi ex mujer, Deborah Jean Rowe” dice el documento.

Michael Jackson y Debbie Rowe se casaron en 1996 y pidieron el divorcio tres años después. Rowe renunció a sus derechos sobre los pequeños, aunque un tribunal de apelación desestimó esta renuncia, por lo que la ex pareja llegó a un acuerdo fuera de los tribunales por el que Jackson se quedó con los niños. Entonces Rowe declaró: “Son sus hijos, los tuve por él. No habrían nacido si no hubiera sido por mi amor por él. Lo hice para que se convirtiera en padre, no para convertirme yo en madre”.


Mientras se baraja como fecha para el funeral el próximo martes día 7 de julio, en el Staples Center de Los Ángeles, siguen llegando las palabras de homenaje para el cantante. El último en hablar ha sido Barak Obama que ha dicho que él creció con la música de Jackson, un gran artista que “pasará a la historia como una de las grandes figuras del mundo del entretenimiento”.

Más sobre: