Mercy, la niña adoptada por Madonna, se muda al lujoso 'lodge' que la cantante tiene en Malawi

La pequeña vivirá aquí con una niñera y una enfermera hasta que se completen todos los trámites legales y pueda viajar a Nueva York

La pequeña Mercy James, de cuatro años, ha tenido su primer acercamiento a la nueva vida que va a llevar, después de que el Tribunal Supremo de Malawi aceptara por fin el pasado viernes su adopción por parte de Madonna. La pequeña se ha trasladado al lujoso lodge que la cantante tiene en este país africano y allí tendrá su propia niñera y una enfermera.

Mientras tanto, el abogado de Madonna, Alan Chinula, se está encargando de todo el papeleo oficial necesario para que Mercy por fin pueda abandonar Malawi y comenzar así una nueva vida que nada va a tener que ver con la que ha llevado hasta ahora. Si todo sale según lo esperado, en los próximos días la intérprete de La isla bonita podrá ir a recogerla en su jet privado y llevarla a Nueva York, donde conocerá el que será su nuevo hogar, un espectacular loft en Manhattan valorado en más de diez millones de euros, y a sus hermanos: Lourdes María, de trece años, Rocco, de nueve, y David Banda, también adoptado en Malawi, de tres.

Los últimos dos meses, la niña ha estado cuidada por los trabajadores del centro Raising Malawi, fundado por la reina del pop, y vivía con la coordinadora de este programa solidario, Lois Silo, y su marido.

La petición de Madonna de adoptar a Mercy fue denegada en primera estancia porque no era residente en el país y tras el recurso, finalmente le han concedido la adopción, ya que Lovenmore Munio, juez del Tribunal Supremo argumentó que tendrá mejor vida con ella y que desde un principio debería haberse tenido más en cuenta el compromiso de la cantante con los niños más desfavorecidos y la labor salidaria que lleva a cabo en África.

‘Dejemos ir a la niña’
Después de oponerse a que Mercy James fuera adoptada por Madonna, el padre biológico de la pequeña, James Kambewa, que intentó recuperarla alegando que no sabía que se encontraba en un orfanato, ha cambiado de opinión y ha pedido a la cantante que cuide bien a su hija a través de una entrevista concedida a la agencia Reuters. “Dejemos ir a la niña... Le pido a Madonna que se asegure de que, mientras la niña crezca, sea informada de que soy el padre biológico. Ella realmente debe saber que su padre aún está vivo, aunque esté lejos”, dijo tras retirar su causa contra Madonna.

Más sobre: