Kevin Federline, ex marido de Britney Spears, no llega a fin de mes con su pensión de 30.000 euros

El bailarín, según algunas publicaciones, estaría pensando en pedirle más dinero a la artista para hacer frente a sus gastos

Britney Spears tendrá que volver a verse con su ex marido Kevin Federline en el juzgado. Al menos eso es lo que aseguran algunas publicaciones que, entre los motivos del bailarín para pedir esta nueva vista judicial, citan sus problemas de dinero. Y es que, al parecer, Federline no puede mantener el tren de vida que lleva con los “escasos” ingresos que tiene, motivo por el que estaría dispuesto a pedir ante el juez un aumento de la pensión que cobra cada mes de su ex mujer.

Actualmente el bailarín recibiría unos 30.000 euros cada mes, de los que la mitad son para el cuidado de los dos niños que tiene con Britney, Sean Preston y Jayden James. Además, cuando la intérprete comenzó la gira, habría acordado pagarle además 4.000 euros cada semana para que los tres viajaran con ella y así poder disfrutar de sus hijos en cualquier parte del mundo.  

De momento no se sabe qué hay de cierto en las informaciones, aunque parece que Kevin ha comenzado a apretarse el cinturón: habría abandonado la casa de Los Ángeles en la que reside con sus hijos para mudarse a otra zona de la ciudad con alquileres más bajos. El bailarín continúa además su relación con la jugadora de voleibol Victoria Prince, con la que cada vez es más frecuente verle por lo que parece que poco a poco van consolidando su historia de amor.

Más sobre