El público da el último adiós a Antonio Vega

La capilla ardiente del artista estará instalada en la SGAE hasta el jueves 14

Antonio Vega, uno de los referentes de la música pop española de los ochenta, ha fallecido a los 51 años en el hospital Puerta de Hierro de Madrid, a causa de las complicaciones derivadas del cáncer de pulmón que padecía. Hola.com ha podido saber que una de las causas de su fallecimiento ha sido que, dado su delicado estado de salud, no ha podido soportar el tratamiento de quimioterapia que le estaban administrando para su enfermedad. Su ingreso hace unos días hacía temer el peor desenlace, ya que su estado era crítico y se había agravado con una neumonía.

La capilla ardiente quedará instalada y abierta al público el miércoles 13 de mayo, a partir de las 13.00 horas en el edificio de la SGAE, en Madrid. Por allí podrán pasar amigos y seguidores de su música hasta el próximo jueves 14 de mayo, momento en que sus restos serán trasladados al Cementerio de la Almudena, donde será incinerado.

El mundo de la música ha recordado su talento y han sido muchos los que han destacado su calidad como artista. Miguel Ríos dijo que se "ha ido uno de los más grandes de su generación, de la generación de los hijos del rock & roll". "Recuerdo, doy fe y atestiguo el talento desmesurado que tenía Antonio y en cierta forma, el enemigo tan grande que llevaba dentro" comentó. Teo Carralda, componente del dúo Cómplices, explicó que las letras de sus canciones eran "obras de arte que rozan lo metafísico". La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, le recordó como un compositor "extraordinario y un intérprete de una sensibilidad enorme".

Una leyenda del pop de los ochenta y noventa

El artista madrileño fundó, junto a su primo Nacho García Vega, uno de los grupos más importantes del pop de la década de los ochenta, Nacha Pop, que dejó para la memoria colectiva canciones tan coreadas como La chica de ayer, El sitio de mi recreo y Se dejaba llevar. El primero, compuesto por Antonio, se convirtió en un himno de la movida madrileña y está considerada como la mejor canción del pop de nuestro país. Fue definido en numerosas ocasiones como un poeta de la música por las letras que firmaba y que plasmó en los 18 álbumes que publicó en sus treinta años de carrera.

Tras su exitosa andadura con Nacha Pop, de 1978 a 1988, inició su aventura en solitario y en 1991 publicó su primer disco en solitario, No me iré mañana. Melodías como la de Se dejaba llevar por ti o Tesoros volvieron a conquistar a sus incondicionales. Su estado físico en los últimos años estaba bastante deteriorado. En 2004, falleció Margarita del Río, su compañera sentimental y que compuso con él numerosos temas, y a ella le dedicó 3000 noches con Marga, su último disco en solitario (2005).

Hace apenas un año, en 2008, Antonio volvió a subirse al escenario con su primo Nacho para resucitar el sonido de Nacha Pop, en una gira de despedida en la que volvieron a emocionar con La chica de ayer, una letra que ya se ha convertido en leyenda.

Más sobre: