David Bisbal regresa al escenario de Operación Triunfo para apadrinar la nueva edición

El almeriense se confesó nervioso ante los concursantes de la generacion OT 2009



La séptima edición de Operación Triunfo arrancó con un programa lleno de sorpresas, en el que los antiguos concursantes tuvieron un papel protagonista. Los ganadores de las últimas ediciones visitaron el plató para dar consejos a los nuevos aspirantes a artista, que desplegaron todas sus cualidades sobre el escenario para hacerse con una plaza en la academia. Uno de los que más expectación levantó con su presencia fue David Bisbal, que apadrinó a esta nueva generación.

El almeriense, inmerso en la creación de su nuevo disco, aseguró que no tenía muchos consejos que darles porque él también estaba bastante nervioso. Encantado de volver a pisar el escenario que le vio nacer como estrella de la música, interpretó el tema Sana mi herida con Pedro Fernández. Un regalo de lujo para los asombrados aspirantes que también recibieron la enhorabuena de Virginia (ganadora en 2008), Lorena (se hizo con el oro en 2007) y Sergio (ganó en 2005).

Aunque había dieciocho seleccionados, sólo trece de ellos entraron directamente en el programa, elegidos por un jurado que, un año más, contará con la presencia de Risto Mejide. A pesar de que se dijo que el publicista no estaría en el programa, ocupó su silla para hacer los comentarios más mordaces y críticos. En la lista de nominados se incluyó a Jon, Maxi, Patty, Elías y Púa, de los que, tras salvar los profesores y los compañeros, quedaron los tres últimos.

Sin embargo ninguno de ellos ha abandonado de momento la escuela, ya que en esta edición se ha dado una semana de plazo para que el público vote por su favorito. Será el próximo miércoles cuando se conozca el nombre del elegido que se unirá al resto de compañeros, quedando así el grupo definitivo de 16 aspirantes a una carrera musical.

Más sobre: