Jennifer López, en Nueva York con tres vestidos en la agenda

La artista se cambió de ropa tres veces para asistir a otros tantos programas de televisión

Atender tres compromisos diferentes en un solo día puede ser agotador. Sin embargo, una super estrella de la música y el cine como Jennifer López está acostumbrada al ajetreo que supone tener una agenda apretada. Desvinculada desde que fue madre de sus gemelos de la vida pública, la mujer de Marc Anthony está retomando poco a poco su carrera, una nueva etapa que afronta con una imagen renovada (el pelo más largo, flequillo y más estilizada).

Su día en Nueva York comenzó con una aparición en el programa Good Morning America, en el que comentó cómo ha conseguido recuperar su figura tras el embarazo. "Tu cuerpo se convierte en un templo para tus bebés. Necesitaba hacer el triatlón (una carrera en la que participó seis meses después de ser madre) para sentirme como Jennifer otra vez. Fue realmente genial para mí física, emocional y mentalmente" aseguró. Horas después participó también en otros dos espacios televisivos Live with Regis and Kathy Lee y Rachel Ray Show, donde comentó que hay que concienciar a los padres sobre la importancia de vacunar contra la tosferina a los niños y promocionó su nueva película The back-up Plan.

Max y Emme, dos hermanos distintos
También aseguró en estos programas que sus hijos, Max y Emme, de un año y dos meses de edad, son bastantes diferentes. "Ellos son muy diferentes. Realmente puedes notarlo, incluso desde que son bien pequeños". Sobre Max aseguró: "Es un niño visceral: corre, tira cosa, come..."; mientras que a Emme la definió así: "Es de las que da un paso y se detiene y recoge lo que está tirado, ella es como 'no sé, quizá me coma esto, quizá no'. Es algo indecisa pero al mismo tiempo muy precisa".

El broche de oro a tan intenso día lo puso una reunión con un ejecutivo discográfico. Fueron cuatro compromisos en los que la diva desveló sus secretos de estilo: se cambió de ropa para cada uno de ellos demostrando que recursos no le faltan. Azul, rojo y color crudo fueron los tonos elegidos para tres vestidos de línea sencilla y favorecedora, combinados con collares y bolsos de moda, mientras que ya, a última hora, los vaqueros mostraron la cara más natural de la artista.

Más sobre: