Provocativas, modernas, extravagantes... ¿conoce a las nuevas estrellas del pop?

Lady Gaga, Katy Perry, Amy McDonald y Lily Allen encabezan la nueva e irreverente generación del pop del siglo XXI

Pinche sobre las imágenes para ver la galería de fotografías
Irreverentes, provocativas y con un estilo muy personal. Así son las nuevas estrellas del pop que arrasan en las listas de ventas y en la pista de baile. Cambios de look efímeros y combinaciones radicales, casi imposibles a veces, de prendas y complementos, son las señas de identidad de esta nueva generación de voces que piden a gritos el relevo de las más veteranas. Y es que el pop del siglo XXI se escribe con nombre femenino.

Las debutantes del momento son Lady Gaga y Amy McDonald, la cara y la cruz de quienes se abren camino en el complicado universo fan. De momento la primera acapara tanta atención por las pegadizas letras de su Just dance y Poker face, como por lo estrafalario de su vestuario. Sombreros enormes, hombreras "espaciales" y una extraña fascinación por lo oriental, plasmada en su maquillaje (a veces se pinta los labios como una geisha) y en la taza de porcelana china que la acompaña en sus entrevistas, identifican a esta "niña prodigio" que con sólo cuatro años aprendió a tocar el piano de oído. Sin embargo The fame no es exactamente su primer trabajo, ya que Lady Gaga se estrenó como compositora para nombres tan conocidos como Fergie o Britney Spears.

Amy McDonald es el polo opuesto. Discreta, con una melodía dulce y de apariencia tímida, muchos comparan, salvando las distancias, el timbre de voz de esta sensación escocesa con el de Dolores O’Riordan, vocalista de The Cranberries. Su This is the life subió directamente al número dos de las listas británicas en su primera semana y ha vendido ya dos millones y medio de copias en todo el mundo. Otra británica cuyo nombre es también de sobra conocido es Lily Allen. Su segundo LP It’s not me, it’s you también es un superventas, aunque su alocada vida nocturna y sus altercados con los paparazzi son a veces casi más públicos que sus logros.

Katy Perry ha pasado de cantar en la Iglesia y escuchar música gospel a ser una de las artistas con las letras más provocadoras de la radio. El principal espectáculo es ella misma, protagonista absoluta de sus montajes alocados en los que no duda en tirarse sobre un pastel de nata o subirse a una enorme barra de labios. Aunque grabó su primer disco con quince años, su gran momento llegaría en 2008, con One of the boys (fue nominada a un Grammy, cinco premios MTV Video Music y un Brit, como mejor artista femenina internacional que ganó). Y es que ¿hay alguien que aún no haya tarareado su I kissed a girl?

Más sobre: