Madonna regresa a Londres sin la niña a la que quería adoptar, a la que ahora reclama su padre biológico

Fue recibida en el aeropuerto por su ex marido Guy Ritchie, que pasará unos días con los niños

Decepcionada y triste. Así habría vuelto la cantante Madonna a Londres, después de que el juez de Malawi le negara la adopción de Mercy, la niña africana que quería acoger. La reina del pop aterrizó en Londres, donde pasará unos días, junto a sus tres hijos Lourdes Maria, Rocco, que regresa con un nuevo corte de pelo (una especie de cresta punk), y David. Nada más aterrizar y sin soltar la guitarra eléctrica que le ha acompañado durante estos días, el pequeño se arrojó en los brazos de su padre Guy Ritchie, que acudió a recogerles.

Y es que pese a su divorcio, el cineasta ha sido uno de los grandes apoyos de la artista en este proceso. Tras conocer la negativa del tribunal, hizo público un comunicado en el que alababa las condiciones de Madonna como madre: "Es una madre fantástica y muy cariñosa, que se preocupa mucho por sus hijos y por los niños más necesitados". De momento el siguiente paso de la artista ha sido recurrir la decisión del tribunal, tal y como han comentado sus abogados, aunque un nuevo actor en escena podría dificultar aún más el caso.

Dada la publicidad que se ha dado a este tema y a que la foto de Mercy se ha multiplicado en los medios, su padre biológico reclamaría ahora su custodia. James Kambewa desconocía al parecer la existencia de la niña, ya que pensaba que había fallecido junto a su madre y por eso ahora reclama unas pruebas de paternidad que demuestren que es suya. "Descubrir que mi hija está viva es un milagro. Pido ayuda para que me ayuden a tenerla conmigo" habría declarado.

Más sobre: