Un juez de Malawi deniega a Madonna el permiso para adoptar de nuevo

Los motivos tienen que ver con las leyes de residencia de los padres adoptivos, según fuentes judiciales, aunque la cantante puede recurrir esta decisión

El tribunal de Malawi ha denegado a la cantante Madonna el permiso para acoger a Mercy James, una niña de tres años que vive en un orfanato tras la muerte de su madre biológica. La cantante llegó el pasado fin de semana al país africano para presentar los papeles necesarios para comenzar la adopción. Lo hizo el día 30 de marzo en el juzgado, aunque el magistrado aplazó su decisión hasta este día 3 de abril. Ahora la corte, tal y como ha comunicado la jueza Esmie Chondo, ha decidido no otorgar a la artista el permiso, se dice que apoyándose en las leyes de residencia (según estas, los padres adoptivos tienen que residir en el país durante al menos 18 meses).

"Es evidente que la niña no sufre ya las condiciones de pobreza en las que estaba cuando nació" dicen los documentos judiciales. La jueza aseguró además que la misión de los servicios sociales es buscar unos padres apropiadosa, y no alguien que "no para de viajar". "Creo que la niña estará mejor cuidada si crece en el entorno cultural de Malawi" dijo la magistrada en la vista. Añadió además que puesto que Madonna prestaba su ayuda a otros huérfanos, la niña se beneficiará igualmente de su generosidad.

Críticas, pero también apoyos
Como ya ocurriera en el caso de David, el niño que adoptó hace dos años procedente del mismo orfanato, decenas de grupos y asociaciones han protestado contra la ilegalidad del proceso, argumentando que las leyes prohíben adoptar a extranjeros y asegurando que se le está dando un trato de favor por su posición y fama. Sin embargo, Madonna cuenta con un apoyo muy importante, el del Gobierno de Malawi, cuya Ministra de Información, Patricia Kaliati, aseguró que la cantante ha ayudado mucho al país y que es una madre respetable.

De momento no se conoce la reacción de la artista a este primer revés judicial, que puede recurrir, si lo desea, en los próximos días. Las reglas sobre la residencia no se aplicaron en el caso de la adopción de David Banda, al que Madonna se llevó a Inglaterra antes de que se formalizara del todo el proceso (un año después).

Más sobre: