El hijo pequeño de Gwen Stefani hereda la pasión por el tenis de sus padres

Gwen Stefani ha demostrado en numerosas ocasiones lo mucho que le gusta el tenis, especialmente si quien está en la pista es, además de uno de los mejores deportistas del mundo, uno de sus mejores amigos. La cantante se acercó estos días al recinto donde se disputaba el torneo Indian Wells, un choque en el que el suizo Roger Federer perdió en semifinales contra Andy Murray -el número uno del mundo Rafael Nadal se hizo con el triunfo. El tenista contó, sin embargo, durante todo el torneo con los mejores animadores y es que Gwen Stefani y su familia no se perdieron ni uno de sus partidos y compartieron la emoción del momento con Mirka Vavrinec, su novia que está embarazada del primer hijo de la pareja.

La intérprete aprovechó para darle algún consejo a la futura madre sobre cómo cuidar un bebé, algo que ella conoce a la perfección ya que tiene dos hijos: Kingston, de tres años, y Zuma Nesta, que nació en octubre de 2008. Precisamente el bebé se unió a la excursión en la que estuvieron además los padres de Gwen, que se ocuparon del niño mientras su madre observaba con atención el juego. Zuma Nesta, muy despierto y algo travieso, se entretuvo acariciando con su manita la cara de su abuelo que le miraba con ternura.

Desde que dio a luz a su primer hijo, en 2006, Gwen Stefani vive para su familia. Forma junto a Gavin Rossdale, con quien se casó en 2002, un estable matrimonio y con él ha cumplido su deseo de ser madre. Apartada momentáneamente de los escenarios en los que triunfaba como solista, es frecuente verla paseando por la playa o jugando en el parque con sus hijos. Está previsto que se una de nuevo a sus compañeros para resucitar a la banda que la vio nacer como artista, No doubt, en una gira que recorrerá varias ciudades en 2010.

Más sobre: