Britney Spears no se separa de sus hijos, ni dentro ni fuera del escenario

Britney Spears está en el que sin duda es su mejor momento. Su gira Circus acaba de arrancar con éxito en Nueva Orleans, el inicio de un periplo que la llevará por todo Estados Unidos y Canadá. Si bien el calor del público es muy importante para ella en este "renacimiento" como estrella del pop, no lo es menos el cariño que le dan las personas más importantes de su vida: sus hijos. Y es que la cantante no se quiere separar bajo ningún concepto de sus pequeños y mucho menos perderse estos primeros años de su vida debido al trabajo.

Por eso, tras llegar a un acuerdo con su ex marido Kevin Federline -él también va con ellos cuando así lo decide, cargando los gastos a su ex mujer-, Sean Preston y Jayden James se han integrado, como uno más, en la troupe que la acompaña de costa a costa (así lo ha indicado en su página web oficial). Viajan con ella y asisten como invitados VIP a sus conciertos, disfrutando seguramente del vistoso circo de tres pistas al que sale Spears en cada show. Sin embargo, cuando se baja el telón, la artista se convierte en madre de familia y se vuelca en los niños y por eso decidió sorprenderles con una escapada al reino mágico de Disney, que sin duda los tres disfrutaron al máximo a juzgar por su sonrisa.

Más sobre: