Amy Winehouse regresa a Inglaterra para salvar su matrimonio

La cantante ha pasado los últimos meses en el Caribe recuperándose de sus adicciones

A pesar de haber estado retirada casi tres meses en una isla del Caribe, el nombre de Amy Winehouse no ha dejado de estar vinculado a la polémica. Desde su lugar de descanso, llegaron sus fotografías con un deportista que provocaron que su marido Blake Fielder-Civil pidiera el divorcio y también noticias de un ingreso hospitalario provocado, según su familia, por el tratamiento de desintoxicación al que se estaba sometiendo -su padre dijo que estaba muy recuperada de las adicciones que le estaban minando la salud. Pero la salida de su todavía marido de la cárcel parece haber precipitado el regreso de la cantante a Inglaterra, una vuelta que sin embargo no ha estado exenta de altercados.

Según algunas fuentes, la cantante perdió los nervios con uno de los pasajeros y se enfrentó con él sin motivo aparente, un comportamiento derivado de la tensión provocada por los problemas que tendrá que solucionar en casa. Las únicas palabras que salieron de su boca al poner pie en suelo inglés fueron: "Me gusta Londres por encima de cualquier otro sitio en el mundo". Y será precisamente en esta ciudad donde se dice tratará de salvar su historia de amor con su marido, ya que no está dispuesta a concederle el divorcio. Uno de sus primeros movimientos sería continuar con su recuperación, algo para lo que habría decidido alejarse de su antiguo ambiente.

Por eso, dicen que se mudará de su casa de Candem al suburbio londinense de Barnet, donde estará más cerca de su madre y tendrá más espacio. También se ha informado de que entre los nuevos temas que está componiendo hay uno dedicado a Blake, quien no se sabe si cederá a los esfuerzos de su mujer, porque fuentes cercanas a su entorno aseguran que tiene clara su decisión.

Más sobre: