Jennifer Hudson, entre la alegría de su primer Grammy y el emocionado recuerdo a su familia

Coldplay recogió tres galardones con su último trabajo Viva La Vida Or Death And All His Friends

Muchas emociones y no pocas sorpresas tiñeron la gala de la 51 edición de los premios Grammy, celebrada en el Staples Center de Los Ángeles. La gran triunfadora fue sin duda la música británica ya que el dúo formado por el ex componente de Led Zeppelin, Robert Plant, y Alison Krauss acaparó cinco gramófonos dorados, mientras que Coldplay se fue a casa con tres. Mientras los primeros convencieron en las categorías de Disco del año y Álbum del año, entre otras, Coldplay recogió el de Mejor canción por Viva la Vida!, Mejor actuación y Mejor álbum de rock. Desde el patio de butacas, la actriz Gwyneth Paltrow, aplaudió a su marido Chris Martin cuando este pronunció su agradecimiento: "Nunca hemos tenido tantos Grammy en nuestra vida. Me siento muy agradecido de estar aquí, voy a llorar. Muchas gracias".

Sonrisas y lágrimas
Fue una velada de contrastes entre el guiño cómico a los Beatles de Paul McCartney, cuando mostró una camiseta con una foto del legendario grupo cuyos componentes llevaban una nariz roja de payaso, o el sorprendente traje de una embarazadísima M.I.A. y las lágrimas y la voz quebrada de Jennifer Hudson. Tras la trágica muerte de su madre, su hermano y su sobrino presuntamente asesinados por su cuñado hace tres meses, la artista vivió un momento agridulce al recoger su primer Grammy al Mejor álbum de R&B. "No sé qué decir. Me gustaría dar las gracias a mi familia que está en el cielo y a aquellos que están aquí hoy. No sé por dónde empezar. Gracias a todos". Unas palabras llenas de sentimiento que trasladó luego a su actuación, en la que el tema You pulled me through que habla de superar la pena provocó que rompiera a llorar.

Parejas de cine
Las jóvenes promesas estuvieron representadas por Duffy, Mejor álbum pop, Adele, otra británica que le arrebató a esta el galardón a la Mejor Artista novel y Mejor solista femenina de pop, Miley Cyrus y Taylor Swift que formaron un improvisado dúo en una de las actuaciones, mientras que los Jonas Brothers, que llegaron del brazo de su madre, se conformaron con presentar uno de los galardones y animar la velada. Cine y música se mezclaron en el patio de butacas: Nicole Kidman se sentó junto a su marido Keith Urban y Gwyneth Paltrow con el suyo, aunque Jennifer Aniston no estuvo allí para celebrar la victoria de su novio John Mayer en las categorías de Mejor solista masculino de pop y también de rock.

Algunas estrellas volvieron a brillar sobre la alfombra roja y el escenario como Whitney Houston, Natalie Cole, Peter Grabriel y U2 que aprovechó para estrenar su nuevo trabajo. Sin embargo, otras fueron las grandes ausentes: Rihanna y su novio Chris Brown, pese a que habían confirmado su asistencia no acudieron. Aunque el representante del rapero no quiso hacer comentarios, se supo que estaba siendo interrogado en la comisaría de policía por una presunta agresión (sí estuvieron en la fiesta previa la noche anterior, tras la cual parece que se produjo el altercado). Tal y como indican las informaciones el artista tuvo que pagar 50.000 dólares de fianza (casi 39.000 euros).

Más sobre: