Justin Timberlake, encantado con la fiesta sorpresa que le organizó su novia por su cumpleaños

Jessica Biel fue la anfitriona de una celebración temática sobre la Superbowl, en el 28 aniversario del cantante

Atónito se quedó Justin Timberlake el pasado fin de semana cuando abrió la puerta de una lujosa suite, en el ático del hotel Roosevelt de Hollywood. Y es que el cantante no tenía ni idea de que su novia, la actriz Jessica Biel, le había preparado una fiesta sorpresa con motivo de su 28 cumpleaños. Uno de los asistentes declaró que fue tal su asombro que "casi se muere". La decoración giraba en torno a un único tema: el partido de la Superbowl que se disputaba precisamente esa noche en Tampa, Florida, y que es uno de los espectáculos más esperados por los americanos.

Para que ni Timberlake ni los cerca de 100 invitados se perdieran un segundo de juego, había pantallas gigantes de plasma por toda la habitación. Allí estaban los padres de ambos, los hermanos de Jessica y los primos de Justin, además de un buen número de amigos entre los que se encontraba Trace Ayala. No faltó la comida más típica americana, carne de búfalo, alitas de pollo, pizza y, por supuesto, para que el homenajeado soplara las velas, dos grandes tartas, una de chocolate y otra de frutos rojos.

Fue Jessica la que, como buena anfitriona, estuvo pendiente de que todo fuera perfecto para su novio, con el que está a punto de celebrar el segundo aniversario de una relación que se ha consolidado con el tiempo. En lo profesional tampoco se pueden quejar de cómo les van las cosas: Justin está volcado en su nuevo disco, el tercero que firma en solitario, y Jessica acaba de terminar el rodaje de Nailed, junto a Jake Gyllenhaal y James Marsden, y el doblaje de la película de animación Planet 51.

Más sobre: