Farruquito pasa sus primeros días en libertad condicional dando clase de flamenco

El bailaor la obtuvo hace una semana, tras cumplir dos tercios de su condena

Farruquito no ha parado desde que conoció la decisión del juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Sevilla, que el pasado martes le otorgó la libertad condicional. En esta primera semana se ha desplazado a varias ciudades españolas, donde se ha dedicado a lo que mejor sabe hacer: bailar flamenco. Una de sus paradas fue una academia de baile de Zaragoza, donde alumnos de todas las edades pudieron asistir a una clase magistral del artista que duró dos días. Después de este curso intensivo en la capital aragonesa, se desplazó a Barcelona para asistir a un festival flamenco con su mujer Rosario.

Sin embargo serán los aficionados sevillanos a este tipo de baile los que tendrán la oportunidad de aprender todos los secretos del bailarín en una escuela de la ciudad hispalense. Y es que Farruquito retomará su labor de profesor durante una hora al día, de lunes a viernes, compaginándola con las funciones de su espectáculo Puro, actualmente en cartel.

Tres años de condena
Fue el pasado enero de 2007 cuando ingresó en prisión por el atropello de Benjamín Olalla, después de que se le condenara a dos años de cárcel por el homicidio imprudente de Benjamín Olalla en 2003, con un delito contra la seguridad en el tráfico, y a un año más por omisión del deber de socorro. En marzo de 2008 obtuvo el tercer grado y en julio se le colocó una pulsera telemática que le evitaba pasar la noche en prisión. El 13 de enero de 2009, le otorgaron la libertad condicional con el apoyo de la Fiscalía de Sevilla y con el pronóstico de reinserción favorable elaborado por la junta de tratamiento de la prisión, que valoró su "comportamiento impecable" durante estos dos años.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más