Sheryl Crow comparte con su hijo Wyatt Steven, de año y medio, su afición por el deporte

Desde que, en mayo de 2007, Sheryl Crow adoptó a Wyatt Steven, no se han separado. La artista se dio entonces un respiro en su carrera para dedicarse a disfrutar de su hijo, que entonces tenía apenas dos semanas de vida. Sin embargo cuando volvió a subirse a un escenario, en su gira veraniega de 2008, él se convirtió en uno más de su troupe acompañándola en algunos de sus viajes. Cada vez que tiene tiempo, hace vida familiar con el pequeño, que ya tiene poco más de un año y medio, en Los Ángeles donde tiene fijada su residencia. Fue precisamente allí donde dieron la bienvenida al año nuevo y donde se les pudo ver paseando por uno de los numerosos parques de la ciudad.

Sheryl salió a hacer un poco de deporte con su hijo, que iba cómodamente sentando en una moderna sillita de tres ruedas ya que aún es demasiado pequeño para caminar junto a su madre. Durante el recorrido, se mostró despierto y curioso y no se perdió ningún detalle de lo que ocurría a su alrededor. A su corta edad, es además un fiel seguidor de la última moda, gracias por supuesto a los "consejos" de su madre: pantalones vaqueros, camisa de cuadros y deportivas de la firma Nike.

Poco después de hacerse pública la noticia, la intérprete aseguró que la adopción del pequeño Wyatt Steven había llenado un hueco en su vida. "El día en que llegó a casa, sentí que esta había cambiado, parecía más llena. Me siento como en un nido e intento asegurarme de que se está aclimatando bien. Es algo fascinante" dijo.

Más sobre: