Niños prodigio con contratos millonarios y abuelos rockeros de gira... así son los nuevos talentos musicales

Faryl Smith, una adolescente británica, ha firmado un contrato de casi tres millones de euros tras su aparición en un programa de televisión

No son estrellas internacionales de la música, aunque su nombre, gracias a Internet y la televisión, ha transcendido fronteras. Su originalidad ha sido la clave de un éxito que, en algunos casos, les ha llevado de gira y les ha hecho firmar contratos millonarios. Casi tres millones de euros es la cifra astronómica que figura en el contrato que acaba de firmar Faryl Smith, una adolescente inglesa que deslumbró con su voz en el concurso de televisión Britain’s Got talent. Sin experiencia y con sólo trece años, esta joven promesa de la ópera ha sido fichada por una de las grandes discográficas internacionales, Universal Music, que también lanzó al estrellato a su ídolo, Katherine Jenkins. "Estoy encantada de haberme unido a compañía tan fantástica, especialmente porque es donde Katherine empezó. Ella ha sido muy amable y siempre ha respondido a mis llamadas. Me siento mejor sabiendo que está cerca" declaró Faryl.

Otra niña prodigio moderna es Cleopatra Stratan que contaba sólo tres años en 2006 cuando grabó su primer disco y que acaba de recibir su sexto récord Guinness, la más joven intérprete de éxito, que se suma a los que ya tenía como la cantante más joven en grabar un álbum, la más joven intérprete en un concierto en directo, la artista infantil mejor pagada (ha cobrado 10.000 euros por una canción), la más joven artista que recibió tres premios MTV y la que más pronto grabó un número uno. La pequeña, que ahora tiene cinco años, ha lanzado además una muñeca musical con su nombre, con el estribillo de Ghita, la canción que la hizo famosa, y de la que se vendieron 5.000 ejemplares en tres días.

La tercera edad
Demostrado queda que el talento no tiene edad y nada mejor para creérselo que asistir a uno de los conciertos del coro Young@Heart, en el que la de sus integrantes oscila entre los 75 y los 93 años. Los escenarios de Estados Unidos vibran con la energía de estos "abuelos" que versionan grandes temas de pop rock, Should I stay or should I go o I feel good, de James Brown, y con los que se ha grabado un documental titulado Corazones rebeldes. El director del coro Bob Cilman, ex camarero en una residencia de ancianos, fundó el grupo en 1982 y desde entonces han pasado por él todos los que han querido vivir esta experiencia: "Dirigir una banda es más divertido que llevar platos a la mesa. Muchos ancianos están deseando entrar, el único requisito es tener más de 73 años". ¿El secreto de su éxito? La inocencia con la que interpretan canciones que no conocen, según su fundador.

Por casualidad alcanzó el estrellato también Greta Segerson, una anciana de 93 años, conocida como la "abuela rapera" de la web. Sus pocas ganas de actuar en una fiesta de Navidad para jubilados le hicieron inventarse la excusa de que sólo sabía rapear, pensando que así no insistirían. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario y tuvo que improvisar una versión hip hop de un tema marinero, "Jolly Bob från Aberdeen", que de momento es el único que figura en su repertorio. Treinta mil visitas en apenas dos semanas la han llevado a actuar en la inauguración de un asilo, en fiestas de cumpleaños y en una reciente gala en el Teatro Municipal de Gotemburgo, en su Suecia natal.

No sólo la música tiene sus propios "talentos desconocidos", también el cine y la literatura ha descubierto a los suyos. El último caso conocido es el de Alec Greven que, con sólo nueve años, ha vendido los derechos de su primer libro a la productora cinematográfica 20th Century Fox. Y es que, lo que comenzó como un trabajo de clase, se convirtió en un manual titulado How to talk to girls (Cómo hablar con las chicas) que convenció a la editorial HarperCollins, que le ha contratado ya para que escriba otros tres volúmenes.

Más sobre

Regístrate para comentar