Kevin Federline contesta a su ex mujer Brintey Spears: 'Cuando me casé, lo hice sin ninguna duda'

El bailarín ha salido al paso de las declaraciones que hace la cantante sobre su matrimonio en el comentado documental Britney Spears for the record

Ni una semana ha tardado Kevin Federline en responder a los comentarios que su ex mujer Britney Spears hizo sobre su vida en común en el documental Britney Spears for the record. En esta cinta se puede ver a una artista arrepentida del desorden en que se convirtió su vida personal durante el último año y triste por tener que estar bajo vigilancia. "No hay ilusión en mi vida. No hay pasión. Tendré que pagar por lo que hice durante mucho tiempo. Si no tuviera las restricciones que tengo ahora, me sentiría liberada" son algunas de las frases que se incluyen en los noventa minutos de grabación.

Aunque el bailarín ha hablado en escasas ocasiones sobre los años que pasó con la princesa del pop y cómo se enamoraron, puede que haya sido esta frase de Britney, "Creo que me casé con Kevin Federline por las razones equivocadas. En lugar de seguir a mi corazón y hacer algo que me hacía realmente feliz, lo hice por la idea del matrimonio", la que le haya hecho tomar la decisión. En una entrevista con la revista People, Federline recuerda cómo comenzó su historia en un bar de Hollywood en el año 2004. "Nuestras miradas se cruzaron y ahí surgió todo. A partir de ahí, aprendí a marchas forzadas a estar en el ojo público" asegura. Dice además que nunca pensó en casarse -su boda se celebró apenas seis meses después de comenzar su relación con la cantante-, pero que era feliz cuando lo hizo: "Me di cuenta de que estaba dando mi vida y lo hice sin ninguna duda".

Divorcio inesperado
A partir del nacimiento de sus dos hijos, su relación sin embargo empezó a deteriorarse. "Los niños lo cambian todo. No es que Britney no les hiciese caso, pero para mí eran lo más importante. Estábamos atravesando un mal momento. Intenté arreglar las cosas, pero ella no quiso hablar conmigo. Presentó el divorcio a mis espaldas. Fue una sorpresa" dice. Cuando se vio metido en el proceso su pensamiento estaba en ellos: "Mi preocupación era si iba a poder ver a mis hijos cuando quisiese. Le dije a mi abogado que me gastaría hasta el último centavo para asegurarme de que mis hijos estuviesen bien. Eso es lo que me importaba. No sabía el poder que tenía Britney. Me asusté".

También fue duro para él el momento en que Spears tuvo que ser ingresada en el hospital a principios de este año: "Tengo una imagen borrosa de lo que ocurrió. Me preocupé mucho por ella, es la madre de mis hijos. Que no esté enamorado no significa que no la quiera. Quiero todo lo mejor para ella, que esté bien de salud y que haga lo que le gusta hacer". Un cariño que quizá le lleve algún día a reconciliarse con ella, algo que no descarta del todo: "Nunca digas nunca. Me refiero, no me estoy preparando para ello, pero quién sabe lo que el futuro nos tiene reservado".

Más sobre: