Los primeros juegos en el parque de Zuma, el bebé de Gwen Stefani

Tres meses tiene apenas el niño de Gwen Stefani, un bebé despierto y curioso que cambia casi a cada minuto como les ocurre a todos a esa edad. Seguramente la que más notará esos cambios es su madre, que no se separa de él ni un minuto, aprovechando todo su tiempo para estar con sus hijos. El parque se ha convertido en uno de los lugares favoritos de la familia, ya que mientras el mayor Kingston, de poco más de dos años, corre junto a su padre, Gwen se ocupa del benjamín.

En una de estas visitas, se pudo comprobar cómo el bebé miraba todo lo que había a su alrededor con sus enormes ojos azules. Uno de los momentos más divertidos fue sin duda cuando su madre le subió a uno de los columpios y le balanceó suavemente. Muy abrigado, debido a las bajas temperaturas del invierno, Zuma no dejó de sonreír con los juegos que le proponía la artista, aunque de vez en cuando algún molesto rayo de sol le hacía cerrar los ojos con enfado.

Seguramente serán estos momentos los que recordará la intérprete cuando el año que viene, si se cumplen sus deseos, se encuentre de gira con la formación con la que comenzó su carrera, No doubt. Hace poco, Gwen escribió en la página web del grupo: "No creo que debamos esperar. Coger a los niños y llevarnos una legión de niñeras. ¡Qué divertido! Sería inspirador salir y tocar todas nuestras canciones otra vez". Una idea que apoyó Tony Kanal, el bajo de la banda, en la misma página: "Necesitamos tocar. Ha pasado demasiado tiempo". El último disco de No doubt se publicó en 2001 con el título de Rock Steady. Después de él, Stefanie dejó la formación para probar suerte en solitario y publicó dos álbumes. En este tiempo ha sido además madre de dos niños, Kingston y Zuma.

Más sobre

Regístrate para comentar